La última obra maestra del cómic exige una relectura

«Lo que más me gusta son los monstruos», de Emil Ferris, es un diario dibujado que admite dobles y triples lecturas


Se terminará cansando Emil Ferris (Chicago, 1962) de recibir premios (de los Eisner a Angulema) y de leer elogios. Lo que más me gusta son los monstruos es un trabajo que lleva ya un año en el mercado, convertido en un fenómeno. En un clásico contemporáneo. En una obra maestra -otra- del cómic del siglo XXI. Y no es exageración. Tiene todos los elementos para ser una trascendente, tanto por su ejecución como por su guion. Lo más relevante (quizá lo menos atractivo para quien no se acerca mucho a las novelas gráficas) es lo primero: Ferris ha preparado todo un trabajo a boli, que aparentemente es rudimentario, pero que esconde una voz personalísima. Elegida la técnica, el segundo paso era la narración, y se opta por una especie de diario dibujado, con dobles páginas de estilos diferentes, que admiten dobles y triples lecturas. Casi nada. Y, para acabar, una historia terrible detrás, sin que seamos capaces de advertir dónde empieza la ficción y dónde su propia autobiografía. Porque lo que nos presenta es la vida de una cría aficionada al cine de terror, a los libros de serie B, que se traviste de detective -y así lo cuenta en su diario- para descubrir una especie de crimen cercano. Pero por el medio vemos desfilar buena parte de la historia de Estados Unidos, desde Vietnam a la lucha racial en los sesenta. Y, trascendiendo, las inquietudes de cualquiera en ese tránsito de la infancia a la adolescencia. Sin contemplaciones. Exhibiendo Ferris todos los miedos. Un tremendo ejercicio creativo este tocho (416 páginas) que exigen una, dos, tres y cuatro lecturas. Para descubrir nuevas virtudes. Para seguir elogiando a Ferris. Sí, hasta que se canse.

«Lo que más me gusta son los monstruos»

Emil Ferris

EDITORIAL Reservoir Books

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La última obra maestra del cómic exige una relectura