Las consecuencias de un mal inicio

El Celta cae en el estreno en Inglaterra tras un espeso primer acto y un aceptable segundo


Vigo

La gira inglesa no comenzó con las mejores sensaciones. Un Celta con muchos teóricos suplentes en el once inicial encajó dos goles ante el Brentford en la primera mitad y la mejoría de la segunda parte solo le alcanzó para maquillar el resultado. Unzué insistió en la idea de combinar a toda costa, con un pivote único y con las bandas como camino más recto hacia la portería rival, pero en el primer tiempo el cuadro celeste fue un mar de horizontalidad y apenas divisó la portería rival. En la reanudación le faltó puntería.

Las probaturas del primer tiempo llevaron al entrenador navarro a hacer debutar a Rubén en la portería, colocar a Pampín como lateral zurdo, dejar a Pape como único pivote defensivo con Brais y Lotboka por delante y a Beuavue como interior derecho. El experimento sucumbió a la presión de un envalentonado Brentford, que más rodado intentó asfixiar a su rival en campo contrario. Lo consiguió durante un buen trecho ante un Celta incapaz de hilvanar dos pases seguidos y que tan solo daba síntomas de vida ofensiva por el costado derecho con las subidas de Hugo Mallo.

Sin embargo el primer gol del equipo de la Segunda inglesa llegó cuando el Celta había comenzado a sacudirse el dominio. El Brentford marcó en una contra que los centrales no acertaron a desbaratar, lo que permitió al delantero Lasse Vibe plantarse solo ante Rubén y batirle de tiro cruzado.

Siete minutos después, el excéltico Jota Peleteiro golpeó de nuevo a los celestes con un libre directo al que no llegó Rubén Blanco y que ponía el 2-0 en el marcador con poco más de media hora disputada. La bofetada no despertó a un Celta espeso, que tardó 10 minutos en montar su primer ataque combinativo. Aunque el remate de Pione Sisto, aparcado en la izquierda y poco participativo, se perdió entre las nubes del cielo londinense.

Aunque el único cambio afectó a la portería (Rubén dejó su sitió a un acertado Iván Villar), el Celta mejoró en la reanudación desde el saque inicial. Fue más profundo, tuvo el balón casi siempre en campo contrario, abrió el juego a las bandas y comenzó a pisar con asiduidad el área rival. Este paso al frente le reportó que el recién entrado Wass (el danés sustituyó a un Brais tocado), asistiese a Guidetti para que marcase superando al portero rival en su salida. El 2-1 llegó con más de media hora por delante, y durante un buen puñado de minutos el Celta emitía la sensación de que acabaría igualando la contienda.

A ello ayudó el cambio masivo del minuto 60, cuando Unzué rediseñó el equipo, probando a David Costas como lateral derecho y a Roncaglia como lateral zurdo y repitiendo la apuesta de Aspas en la derecha y Hjulsager por dentro con Maxi Gómez como nueve. También le dio a Jonny sus primeros minutos de la temporada. Con esta formación el Celta encerró a su rival, percutió por las dos bandas y Wass tuvo las dos ocasiones más claras, pero le faltó acierto. Hjulsager también estuvo cerca del gol con un disparo desde fuera del área pero el portero local hizo su mejor parada de la tarde.

En la recta final el Brentford, que fue metiendo cambios a cuenta gotas, volvió a entonarse y acarició la sentencia en dos ocasiones, pero en ambas respondió Iván Villar. En la primera ganando un uno contra uno tras fallo de Jonny y en la segunda realizando una buena parada. El próximo martes llegará el tercer ensayo, de nuevo en Inglaterra, ante el Bunrley.

Primeros minutos para Jonny y Rubén y Álex en la grada

Unzué le dio los primeros minutos de la pretemporada a Rubén Blanco y Jonny, mientras que Alende no disputó ningún minuto y Álex López tuvo que ver el partido en la grada, lo que confirma una vez más que el ferrolano no cuenta para el entrenador navarro.

Rubén Blanco recibió los dos goles que hasta el momento ha encajado el Celta en su pretemporada, escuálida de partidos. En el mano a mano con el delantero Vibe nada podía hacer y en la falta directa de Jota tampoco tenía excesivos recursos. Jonny, que fue el último en llegar a la concentración (un día antes de viajar a Inglaterra) disputó la última media hora. El de Matamá tuvo en error en la entrega que abordó Iván Villar, de lo más destacado en el partido ante el Brentford.

Con respecto al triangular de Ferrol, Diego Alende fue el gran sacrificado, ya que el canterano no disputó un solo minuto, siendo el único de los jugadores de campo. Tampoco saltó al rectángulo de juego Sergio Álvarez, que había sido el titular en A Malata.

El único de los desplazados a Inglaterra disponibles para el partido que estuvo en la grada fue Álex López, que se ejercita con el equipo pero que no cuenta para Unzué. Marcelo y el Tucu estuvieron en el palco.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Las consecuencias de un mal inicio