El Celta emprende una nueva era tras pactar los proyectos de Balaídos y Mos

Carlos Mouriño escenifica el acuerdo con Xunta y Concello para el estadio y la ciudad deportiva

;
Así será la ciudad deportiva del Celta El club escenifica el compromiso de las instituciones con el club en el concello de Mos, donde estarán ubicadas las nuevas instalaciones. Su presidente, Carlos Mouriño; el alcalde de Vigo, Abel Caballero y el presidente de la Xunta, intervinieron.

vIGO / LA VOZ

«Presente, futuro e ilusións. Poñamos os nosos reloxos en marcha. Neste momento conectámonos». La inscripción labrada en los relojes que Carlos Mouriño entregó a modo de obsequio a Alberto Núñez Feijoo, el presidente de la Xunta de Galicia, y a Abel Caballero, el alcalde de Vigo, a la conclusión del acto denominado Xuntos construímos o futuro es el mejor resumen de la escenificación que el Celta llevó a cabo ayer. ante más de 200 personas representando a los más diversos estamentos. En el evento que dio a a conocer el protocolo que ya tiene firmado con el Concello de Vigo y que a partir de marzo se convertirá en un nuevo convenio por una vigencia de medio siglo y el acuerdo que esta mañana se firmará con el Concello de Mos para construir una ciudad deportiva.

«Dos proyectos imprescindibles para que el Celta consolide su sueño y tenga un horizonte claro. Un futuro con mucho futuro», dijo el presidente del Celta en un discurso en el que calificó la jornada como el día más importante de los 94 años de historia del club.

Balaídos, motivo de disputas entre Mouriño y Caballero durante mucho tiempo, quedará «próximo a lo que veníamos reclamando». La concesión del estadio se llevará a cabo de un modo formal en marzo del año 2018, «que es el plazo que el ayuntamiento se da y necesita para preparar la documentación necesaria», firmando mientras un protocolo en donde se recogen todas las fechas que abarcan el proyecto y el proceso de adjudicación de las obras «del cual el Celta será muy celoso en su seguimiento y cumplimiento», puntualizando que no se puede hacer ningún tipo de modificación sin que esté autorizada por el Celta.

En su discurso, Mouriño Atanes indicó que la Xunta de Galicia colaborará con el Concello de Vigo «en la tramitación de los permisos requeridos para el cambio de uso del estadio», en alusión a la recalificación necesaria para dar legalidad a la zona comercial de 24.000 metros que contempla el protocolo que ya se ha firmado. «O camiño legal para superar os escollos derivados da ausencia dun planeamento municipal e poder apoiar ao novo Balaídos tiñao trazado a Xunta desde que o ano pasado aprobou a Lei de medidas en materia de proxectos públicos urxentes». La denominada Ley Vigo.

En Mos se firmará hoy el convenio con el Concello y el día 20 será presentada la documentación necesaria para iniciar los trabajos. La idea es comenzar en junio del próximo año y tener preparados los campos de los conjuntos profesionales a finales del 2018, lo que significa que el primer equipo dejará A Madroa dentro de un año, siempre que se cumplan los plazos. Está prevista la construcción de dos grandes áreas con un pabellón de deportes, un mini estadio para el Celta B, cinco campos de fútbol de hierba natural, otros tantos de hierba artificial, y pistas de tenis y de pádel.

Uno de los primeros pasos que debe dar el Celta es encontrar un acuerdo con las dos comunidades de montes que ostentan la titularidad en los terrenos ubicados en la zona del Mercantil donde se pretende construir la ciudad deportiva. Otro aspecto capital es la dotación de accesos, epígrafe en donde debe jugar un papel fundamental la Deputación de Pontevedra.

La salida de la ciudad deportiva céltica del término municipal no parece ser del agrado de Abel Caballero, que se negó a hablar del asunto pero tampoco escondió su disgusto.

A los dos proyectos de Balaídos y Mos hay que unirles la sede de la céntrica calle Príncipe, que será inaugurada en el próximo mes de marzo. Con estas tres patas Carlos Mouriño saca adelante su ambicioso proyecto de dotar de patrimonio al club para adquirir músculo financiero y al mismo tiempo enraíza aun más a la entidad con la ciudad.

Apoyo de todos los estamentos a la iniciativa celeste

El respaldo a la propuesta del Celta fue masivo en un acto privado que contó con 250 personas. Por el Pazo Los Escudos pasaron además de Núñez Feijoo y Abel Caballero, Ana Pastor (presidenta del congreso), Miguel Santalices (presidente del Parlamente gallego), Carmela Silva (presidenta de la Diputación), José Ramón Lete (presidente CSD), Javier Tebas (presidente de la LFP), Rafael Louzán (presidente de la RFGF), los alcaldes del área de Vigo y el obispo de Tui-Vigo.

La reforma del estadio de Balaídos ascenderá a 40 millones de euros 

Balaídos seguirá siendo el hogar del Celta, y con «unas instalaciones próximas a lo que veníamos reclamando», en palabras de Mouriño. En marzo el club solicitará formalmente la nueva concesión de un estadio cuya reforma total, según las estimaciones del alcalde Abel Caballero, ascenderá a 40 millones de euros.

El regidor desveló ayer la cifra que se calcula que requerirá el que considera el Guggenheim de los estadios de fútbol, y cuya hoja de ruta ya está marcada. La próxima fase de la reforma arrancará con la grada de Gol, luego llegarán Marcador y después el estacionamiento.

El mandatario vigués aseguró que la lluvia no afectará ni en una gota a los usuarios de las primeras filas de las distintas gradas, corrigiéndose así una situación que en la actualidad sigue afectando a Tribuna a pesar de haber sido la primera grada en ser reformada. Caballero aseguró que se darán pasos con botas de siete leguas para acabar cuanto antes el estadio municipal

Una de las demandas de Carlos Mouriño respecto al estadio vigués era disponer de superficie comercial que poder gestionar, y ahí ya dejó caer el máximo accionista del Celta que «ahora se están ofreciendo 24.000 metros de comercial, párking, gradas» sobre las que podrán opinar, y, en general, un giro hacia lo que demandaban

Las obras en la ciudad deportiva de Mos arrancarán en junio

La ciudad deportiva del Celta en Mos vive hoy su presentación oficial, aunque ayer Mouriño ya desveló varios de sus pormenores. La ansiada instalación deportiva tendrá dos grandes áreas destinadas al primer equipo y a la cantera. «Un pabellón de deportes, un mini estadio, cinco campos de hierba natural y otros tantos de hierba artificial, tres pistas de tenis y cuatro de pádel, entre otras dotaciones desgranó el máximo accionista céltico, que avanzó también datos del espacio que el proyecto del club ocupará en las inmediaciones del Mercantil.

Se trata de «una superficie de 238.900 metros cuadrados con sólo 56.810 de edificabilidad. Habrá además 329.017 metros cuadrados de zonas verdes de titulación privada y nosotros reforestaremos 255.362 metros cuadrados», detalló Mouriño, que ayer reservó un papel destacado para corporación de Mos y su alcaldesa, Nidia Arévalo, en la presentación del proyecto.

Esta mañana, a las 12 de la mañana, en el pabellón mosense, se presentará el proyecto y el día 20 presentarán la documentación necesaria para comenzar con los trámites para su construcción. «Nuestra idea es iniciar los trabajos en junio o julio del próximo año y tener preparados los campos de nuestros equipos profesionales a finales del 2018 o principios de 2019», estableció como hoja de ruta.

La nueva sede incluirá desde sala multiusos a oferta gastronómica

La nueva sede del Celta en la calle Príncipe tendrá su puesta de largo en el mes de marzo, y para entonces el club dispondrá de una instalación con siete plantas que incluirá desde una tienda a un restaurante, pasando por las oficinas administrativas de la entidad.

El proyecto, que incluye una planta baja dividida en dos alturas, cuenta con una superficie que se destinará a uso comercial en el que se incluirá la tienda oficial del club, así como de otras firmas. Se reservará un espacio para un gastrobar y se conservará el salón regio del Círculo Mercantil que a partir de ahora se destinará a sala multiusos con capacidad para 300 usuarios y que podrá albergar charlas, exposiciones y otros eventos similares.

Uno de los puntos fuertes de la nueva sede es que en ella se instalará la residencia pensada para alojar a jugadores de categorías inferiores y que permitirá al club ahorrar un buen dinero. Tendrá capacidad para 40 usuarios.

En la sede de Príncipe se incluirá el policlínico céltico bajo la batuta del doctor Cota y que estará abierto a un público amplio, más allá de futbolsitas. En las plantas más altas estarán las oficinas y un restaurante que dirigirá el reconocido chef Alberto González, de Silabario. El club ha adquirido además 45 plazas de estacionamiento en el párking de Velázquez Moreno-Colón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El Celta emprende una nueva era tras pactar los proyectos de Balaídos y Mos