El Celta da prioridad a las bandas y piensa en Kubo

El club sopesa la opción del joven talento nipón para seguir apuntalando los extremos tras Nolito y Vadillo


Vigo

Después de un año con un solo extremo natural, el Celta sopesa opciones para los costados. Tras la llegada de Álvaro Vadillo, un extremo puro y que puede jugar en ambas bandas, el club vigués parece centrar ahora sus miras en la perla del Real Madrid: el japonés Take Kubo.

El exfutbolista del Mallorca fue uno de los grandes destacados en la campaña del club balear que finalmente descendió a la Segunda División. En el conjunto madridista saben del valor del joven talento de 19 años. Por él ha preguntado media liga española y algún que otro equipo potente de grandes competiciones europeas. Se busca priorizar un destino en el que disponga de minutos y ahí se abre la posibilidad céltica. El club trabaja en la operación y cuenta con opciones, lo que habla de un cambio de mentalidad en la planificación deportiva del Celta.

El Celta sin desborde

No han abundado los extremos en casa Celta en las últimas campañas. Es un perfil de futbolista cada vez más cotizado dada su escasez pero desde el club siempre se ha optado por la polivalencia. Así han llegado casos reciente como Santi Mina, Claudio Beauvue o el mismísimo Aspas, que han tenido que jugar caídos a banda ante la falta de especialistas.

Los resultados están a la vista y las soluciones no han surtido efecto. El que lleva tiempo estando en cartera ha sido Pione Sisto, un jugador puro de banda que en sus primeros años se mostró incisivo, explosivo y con gol. La ristra de problemas que arrastra el jugador danés le han ido apartando de su mejor versión y del césped. En Príncipe le volverán a buscar un acomodo por segundo año consecutivo.

La temporada pasada sí se quiso probar fichando un extremo de alto rango. Fue una de las últimas soluciones que funcionó. Sofiane Boufal fue uno de los grande fichajes del pasado mercado veraniego. Su rendimiento fue de menos a más, siendo uno de los futbolistas diferenciales en tres cuartos a pesar de su querencia por amasar el balón. Al final, el club desechó la elevada opción de compra de un futbolista que, en la Premier, posee un salario inasumible.

Emre Mor venía a ser la solución pero acabó siendo el problema y, el que sí funcionó pero no como perfil específico fue Daniel Wass. El hoy jugador del Valencia demostró ser un polivalente y valioso futbolista de banda y se marchó como uno de los mejores del lustro reciente.

Apuestas sin experiencia

Drazic, Hjulsager o Juan Hernández han sido de los últimos extremos en plantilla que apenas han jugado. Fichados los dos primeros como absolutos desconocidos, acabaron saliendo sin mucho demostrado. Hernández subió hace un par de veranos con sus buenas temporadas en el filial como aval. Una lesión y la falta de espacio cortaron una progresión que parece estancada. Todo hace indicar que saldrá cedido.

De este modo, el club cambia de estrategia. Se optó por la vuelta a casa de Nolito y el sanluqueño seguirá en nómina la próxima campaña después de ser fichado el pasado junio. Junto a él estará otro gaditano, Vadillo. Y parece que la intención del Celta es que no se quede ahí. El club ha decidido replantearse la estrategia de planificación deportiva, tras años sin apostar por extremos, y ahora sopesa más operaciones para las bandas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

El Celta da prioridad a las bandas y piensa en Kubo