Balaídos bajó el telón

Julio Álvarez- Buylla VIGO

GRADA DE RÍO

M.MORALEJO

El Celta cerró con una merecida victoria su andadura como local

17 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Día de despedidas el vivido en la tarde del domingo en Balaídos, en la que el Celta cerró con una merecida victoria su andadura como local. Lo hizo en un partido cuyo máximo interés radicaba en la lucha de Iago Aspas por el Zarra y en el cierre de ciclo de alguno de los jugadores celestes.

Las despedidas de por sí suelen dejar un trasfondo emocional. Una mezcla de sentimientos, de recuerdos, de añoranza, de agradecimiento. Un momento difícil. Balaídos fue espectador y notario del contraste entre dos partidas. Sobre el césped, Denis Suárez se reivindicó celeste, tal vez intentando despertar de este mal sueño en el que dos posturas confrontadas parecen estar tan enquistadas que ofrecen la sensación de que solo la separación es la única posible solución. Tal vez aún haya tiempo para la reflexión y así convertir la derrota de los protagonistas en la victoria del celtismo.

Nolito, el de Sanlúcar, cerró su segunda etapa como celeste homenajeado por afición y club, dejando para el recuerdo aquel genial tridente que formó con Iago Aspas y Fabián Orellana en el que su uno para uno contra el lateral era su denominación de origen. Se marchó, pero regresó en uno de los momentos más críticos y sabiendo adaptarse al paso del tiempo, tirando de su habilidad e inteligencia para hacer del juego de primeras uno de sus recursos más reconocibles.