Todos los amaneceres de la Tierra en la Luna

Esta próxima madrugada tendrá lugar un espectacular fenómeno astronómico que será visible desde Galicia


Esta próxima madrugada tendrá lugar un eclipse lunar. La fase parcial comenzará a las 3.36 horas de la madrugada y será total a las 5.41 horas. Desde Galicia se podrá observar este evento astronómico completo, siempre y cuando el tiempo lo permita. La previsión señala que habrá nubes, pero en algunos momentos grandes claros. Quienes decidan trasnochar o madrugar deberán ir bien abrigados, ya que el viento del norte provocará que la sensación térmica de frío sea intensa.

El fenómeno se produce cuando el satélite atraviesa la sombra que proyecta la Tierra. No desaparece, sino que adquiere tonos rojizos. «La dispersión de la luz de la atmósfera es mayor en el azul, que se pierde, que en el rojo, que se mantiene más y consigue llegar hasta la Luna», explica el astrónomo Borja Tosar. El proceso físico que colorea el satélite es idéntico al que tiñe de rojo los amaneceres y los atardeceres. Cuando el Sol se encuentra bajo en el horizonte, la luz blanca se descompone, el violeta y el azul se pierden, y son los colores cálidos, como el rojo, el naranja y el amarillo los que consiguen llegar hasta el ojo humano.

«En realidad, durante un eclipse lunar lo que estamos viendo es el reflejo de todos los amaneceres y atardeceres que se están produciendo en la Tierra. La luz roja que hay durante la primeras y últimas horas del día se proyecta sobre el satélite», añade Tosar.

No está muy claro la intensidad que presentará el rojo en este eclipse. La tonalidad puede cambiar dependiendo de la presencia de aerosoles en la atmósfera. «En ocasiones la Luna casi desaparece y, en otras, se ve muy claro. Esto se evalúa con la escala de Danjon, que oscila entre el uno y el cinco y que depende de las erupciones volcánicas. Cuando se produce una erupción muy potente cerca de un eclipse hay una mayor concentración de aerosoles en la atmósfera y por tanto, la Luna se ve más oscura», apunta el físico gallego. El rojo de los atardeceres y amaneceres también luce más intenso tras una erupción volcánica. Los cielos cálidos de la obra del pintor inglés William Turner del siglo XIX son el reflejo de la atmósfera de la época, influenciada por la erupción del Tambora en 1815.

«También se cree que El Grito de Munch está inspirado en los espectaculares atardeceres que generó la explosión del Krakatoa, en Indonesia», sostiene Tosar. Hace unas semanas entró en erupción el Anak Krakatoa (hijo del Krakatoa en indonesio). Tras la fuerte explosión, el cono volcánico, que se elevaba unos 350 metros de altura, ahora solo tiene 110 metros. Mucho del material volcánico ha ido a parar a la atmósfera. Esto podría afectar al suceso cósmico. «El rojo en este próximo eclipse debería ser más oscuro. Y, además, el propio fenómeno será un indicador de la actividad volcánica», subraya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Todos los amaneceres de la Tierra en la Luna