Recuerdos señoriales en las tierras de San Fiz da Laxe

Una parriquia de O Saviñao conserva un reducido pero interesante patrimonio histórico

Un hórreo de notables dimensiones, aunque mal conservado, pertenece a la casa rectoral
Un hórreo de notables dimensiones, aunque mal conservado, pertenece a la casa rectoral

monforte / la voz

La parroquia de San Fiz da Laxe, perteneciente al municipio de O Saviñao, posee un interesante -aunque no muy numeroso- patrimonio monumental del que forman parte varias antiguas viviendas de carácter señorial, las llamadas casas de Guitián, Félez y Carballeda. Todas ellas se encuentran en el lugar de Fondo de Vila y son buenos ejemplos de la arquitectura tradicional del rural gallego. También hay que destacar en el lugar de Beleigán un sepulcro antropomorfo tallado en la roca y situado en la denominada Pena Moimenta. Esta tumba se atribuye a un conocido guerrero fallecido durante un combate, según la tradición popular. Menos conocido es el conjunto formado por la iglesia parroquial de San Fiz da Laxe y la casa rectoral, también conocida popularmente por pazo de San Fiz. Ambas construcciones están situadas a muy corta distancia una de la otra.

El origen del nombre de A Laxe, según afirman la tradiciones locales, está en un terreno lindante con el templo parroquial, que habría sido el lugar de enterramiento de gentes que venían de lejos.

Tumbas desaparecidas

En la muy citada obra Reseña histórico descriptiva de la parroquia de Vilar de Ortelle y su comarca, publicada en 1929, cuyo autor fue el investigador y párroco de Vilar de Ortelle Ramón Castro López, dice lo siguiente con respecto a la parroquia de San Fiz de A Laxe: «Haciendo investigaciones históricas, descubrí una gran necrópolis antigua formada de sepulcros antropomorfos o antropoides, esto es, tallados en la peña según la configuración del cuerpo humano. Comprende todo el perímetro del campo y era que circundan la casa que hay junto a la iglesia. Las sepulturas son iguales a la que existe en el lugar de Beleigán, en la misma parroquia, abierta en el peñasco llamado do Moimento». lamentablemente, de esta antigua necrópolis -que debió de estar en los terrenos que rodean la casa rectoral- no quedan restos visibles a consecuencia de las obras acometidas en el entorno y a las labores agrícolas. En cuanto a la iglesia parroquial, hay que destacar que es de origen románico y que sufrió importantes reformas a lo largo de su historia. La más importante se realizó en el siglo XVIII, cuando se incorporando la actual sacristía en el lado norte del prebisterio.

De la antigua fábrica románica del templo quedan algunos elementos, como unos canecillos en los alzados laterales del ábside y la puerta de entrada con arco de medio punto, aunque está oculto desde el exterior por un dintel.

En su interior destaca el retablo mayor, del siglo XVIII, con esculturas de San Ramón y la Virgen del Carmen. En el retablo hay la siguiente inscripción: «Este retablo se hizo y pintó siendo cura Don Lucas de Prado y Armada año de 1752».

Antigua rectoral

Al lado del templo parroquial está la casa rectoral o pazo de San Fiz, una construcción de notables dimensiones y con diferentes reformas y añadidos, algunos poco acertados. El edificio es de planta rectangular, está construido en granito y cuenta con un patio interior. Algunas zonas de su estructura están guarnecidas con mortero de cal. Al lado de la casa está el hórreo, también de notables proporciones y de planta rectangular, que se sustenta sobre tres pies cuadrangulares. Su estructura es de madera y tiene una cubierta de teja en mal estado. A unos cincuenta metros de distancia de la casa, se encuentra un antiguo palomar, de planta circular y sin cubierta, construido en piedra de cantería y enlucido con cal.

 Desde escairón

Hay que salir de la capital del municipio por la carretera C-533 en dirección a Chantada. En el kilómetro 4,5 hay que coger un desvío a la izquierda para Gonzán y Louredo. Unos 750 metros más adelante, antes de entrar en Gonzán, hay que torcer a la derecha para San Fiz, situado a unos seiscientos metros de distancia

Una antigua necrópolis que fue descrita en 1929 no dejó rastros visibles en la zona

Votación
2 votos
Comentarios

Recuerdos señoriales en las tierras de San Fiz da Laxe