Tras el rastro del águila pescadora en el embalse de Belesar

La Ribeira Sacra vuelve a ser una de las áreas elegidas para realizar un censo anual de estas rapaces migratorias


MONFORTE / LA VOZ

Desde ayer hasta mañana se realizará por tercer año consecutivo un censo de las poblaciones invernales de águila pescadora en la Península Ibérica, una labor que en Galicia será desarrollada por la Sociedade Galega de Ornitoloxía. La Ribeira Sacra es una de las áreas en las que se llevan a cabo las observaciones, ya que en anteriores años se documentó en ella la presencia de estas rapaces migratorias, que solo en esta estación se pueden ver en el territorio gallego. La mayoría de los ejemplares que visitan Galicia proceden probablemente del norte de Europa.

David Rodríguez Sobreira, coordinador de esta campaña en las provincias de Lugo, Ourense y Pontevedra, señala que en la mayoría de los lugares de Galicia donde está registrada la presencia estacional del águila pescadora, lo normal es avistar un solo ejemplar cada temporada. Es lo que sucede en el embalse de Belesar, donde fue catalogado un individuo en el censo del año pasado. En los últimos días también se pudo ver un único ejemplar en la misma zona, en el entorno de Portomarín.

En el censo del 2018, la única excepción a esta regla fue la ría de Ribadeo, donde se detectaron cuatro ejemplares. «No es nada habitual registrar la presencia de varios individuos en una misma zona -señala Rodríguez-, porque el águila pescadora no viene a Galicia a criar sino a buscar alimento para sobrevivir durante el invierno, y los que llegan aquí son ejemplares aislados que se pueden dispersar por áreas geográficas muy extensas».

Otros lugares

Además de los lugares mencionados, en la provincia de Lugo también se avistó el año pasado un ejemplar de águila pescadora en la ría de Foz. En la provincia de Pontevedra se registraron dos, uno en el estuario del Miño y otro en la ría de Vigo. Los demás ejemplares inventariados en el 2018 fueron vistos en seis puntos de la provincia de A Coruña, situados en el embalse de Fervenza, las rías de Betanzos, Ortigueira y Arousa, y los estuarios del Tambre y el Anllóns. También se efectuaron observaciones de campo en varias zonas de la provincia ourensana, pero en en este territorio no se pudo ver ningún ejemplar el año pasado, aunque sí se detectó uno en el 2017.

Las observaciones que se llevarán a cabo este fin de semana corren a cargo de voluntarios residentes en los lugares elegidos para realizar el censo. En el sur lucense participan en esta labor varios vecinos de de Taboada, Monterroso y Lugo. «En el embalse de Belesar habrá tres observadores y uno en el de Santo Estevo», señala Rodríguez Sobreira.

El año pasado participaron en esta campaña 48 voluntarios de toda Galicia y se llevaron a cabo observaciones en 39 localidades. Entre los censos del 2017 y el 2018 se realizaron avistamientos de águilas en dieciséis lugares. En la mitad de ellos las aves estuvieron presentes en ambos años. Esta vez está previsto visitar además otros diez lugares no incluidos en el rastreo del 2018. En la Ribeira Sacra también se efectuaron observaciones en los embalses de Os Peares, Santo Estevo y San Martiño.

En el territorio gallego pasan el invierno unos dieciséis ejemplares

La realización del censo ibérico es promovido por las asociaciones Amigos del Águila Pescadora y Aves de Portugal, junto con la Fundación Migres. Tras el éxito de la primera experiencia realizada en el 2017, los promotores decidieron seguir elaborando este recuento de forma anual.

En las observaciones realizadas hasta ahora se contaron entre once y dieciséis ejemplares de águilas pescadoras invernantes en Galicia. Esta cifra supone entre el 5,4% y el 7,8% del total de aves de esta especie registradas en todo el territorio español durante el 2017. El águila pescadora criaba hasta comienzos del siglo pasado en algunas áreas de la península, pero estas poblaciones acabaron por desaparecer. En tiempos recientes fue reintroducida como especie nidificante en Cádiz y Huelva.

 

UNA ESPECIE MUY Escasa en la península

Aunque es una especie ampliamente extendida por Europa, Asia, África y América, el águila pescadora (Pandion haliaetus) es actualmente una de las rapaces más escasas en España. Las personas que deseen participar en los censos anuales que comenzaron a realizarse en Galicia en el 2017 pueden ofrecerse como colaboradores voluntarios a la Sociedade Galega de Ornitoloxía. A la izquierda, un ejemplar de águila pescadora en pleno vuelo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Tras el rastro del águila pescadora en el embalse de Belesar