¿Alguien quiere mandar en la Policía Local?

Insólita situación en este descontrolado cuerpo en el que no hay quien haga de jefe


Se busca a alguien que haga de jefe en la Policía Local de Lugo y ponga orden. ¿Quién se ofrece? Si la respuesta es afirmativa, debe contactar con la alcaldesa, que es la que tiene competencias en este cuerpo de seguridad que en los últimos tiempos está protagonizando situaciones insólitas. El pasado sábado, víspera de Reyes y una de las noches, teóricamente con gran concurrencia en la ciudad, únicamente acudieron a trabajar tres agentes. Cuentan que otro policía, que está asignado a Protocolo en el consistorio, fue el que se hizo cargo a distancia de la situación. Dicen los agentes que les transmitió la orden de que la única seguridad que había que controlar esa noche ?y también la de la noche siguiente porque de nuevo solo hubo tres guardias? era la del edificio policial en Sanfiz.

«A alcaldesa non para de facer decretos designando a xefes e non consigue ningún», recordó ayer un agente. Prácticamente agotó la ronda de inspectores del cuerpo, que son los primeros de los que tendría que tirar para subirlos a jefatura. Y ahora se avecina un decreto para que se haga cargo del mando el oficial de más antigüedad. ¿Qué puede ocurrir? «Que haxa unha epidemia e tamén se produzan baixas entre os oficiais», explicó ayer en plan sarcástico un guardia local.

Conviene recordar, para entender la situación que provoca el asombro del personal en las redes sociales, algunos aspectos. El primero, que el jefe titular, no está operativo y, además, se jubila a finales de mes. Y el segundo se refiere a los pasos seguidos por la regidora para nombrar jefe. Primero hizo un decreto para un inspector que inicialmente no mostró su oposición, pero al llegar la hora de firmar no llegó a hacerlo. Entonces Lara Méndez tuvo que seguir a la casilla siguiente. Mandó una orden a otro de los inspectores, pero estaba de baja.

Continuó el «juego» y, por decreto, ordenó al actual jefe para que se incorporase pero parece que cuando el decreto le llegó estaba de baja. Tras otro intento fallido más, firmó otro decreto para otro inspector que también figura de baja. En total, dijeron ayer algunos agentes hay seis inspectores, pero cinco ya están en fase de jubilación y el sexto no aceptaría el nombramiento.

A partir de ahora, entran en juego los oficiales, los siguientes en la escala que pueden ser designados jefes. Le toca la china al de mayor antigüedad. Habrá que esperar unos días para saber lo que ocurre.

Otra alternativa que tiene la alcaldesa, pero parece complicada, es ofrecer el puesto de jefe a policías de fuera. Si a alguien le interesara venir a Lugo, podría tener el cargo, siempre y cuando se le ofertase.

Llegados a este punto, es decir, que nadie quiere ser jefe, empieza la pelea entre los políticos y los policías. Porque estos últimos lanzan las acusaciones contra el equipo de gobierno por su descontrol y falta de previsión. Dicen que nadie va a aceptar tal y como está la policía ahora, totalmente mermada cuando se produzcan las jubilaciones masivas. Y el gobierno dice que la alcaldesa no tiene la culpa de que no acepten el puesto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

¿Alguien quiere mandar en la Policía Local?