Denuncian que ataron a su perra con una cuerda para darle una «brutal» paliza

El animal tiene la visión de un ojo afectada por una úlcera en el párpado


Sarria / La Voz

Perla es una pastora alemana de año y medio que vive en una casa de Freituxe (Samos). El martes se escapó de la finca y sus dueños denuncian que alguien la ató para a continuación darle una paliza que, entre otras secuelas, ha provocado que pierda la visión en un ojo. La perra apareció dos horas después y por la carretera de Renche y Lastres, también en la provincia lucense. "Estaba con miña nai e, de repente, chamounos dicindo que faltaba a cadela, que é moi intelixente e sabe abrir ata as portas. Fomos buscala, e cando a vimos, chegáballe o sangue ata as patas, o pescozo tíñao moi inchado e estaba chea de feridas", explica Marina. De inmediato, llamaron a un veterinario y la perra fue trasladada de urgencia a una clínica de Sarria, donde permaneció ingresada durante cuatro días, hasta el viernes. 

Las heridas cerca de la cara, explica Marina, indican que quien pegó a la perra la ató con una cuerda o algo parecido. Esta es la pista que tienen para descartar que pudiera enzarzarse con otro animal y formar parte de una pelea. Perla se intentó zafar de la persona o personas que la ataron, lo que le provocó varias heridas en la zona.

El lunes, Perla volverá al veterinario y el cirujano les confirmará si pueden o no hacer algo para salvarle parte de la visión del ojo izquierdo, y es que ya les adelantaron que lo más probable es que no pueda volver a ver por él. Un traumatismo le provocó una erosión en el párpado, con edema y ulceración, además de prolapso de iris. Estos días, Marina explica que le tiene que echar tres tipos de gotas distintas, aunque también está tomando antibiótico por vía oral. "Está apagada, e aínda con todo o que lle pasou, moi mansa, non hai dereito", añade la mujer.

"Esta es una perra que jamás haría daño a nadie y nos da mucha rabia", explica Alejandra, nuera de Marina. Aunque ya informaron a la Guardia Civil de lo sucedido y esperan que se estén investigando los hechos, las dos mujeres sospechan de algunas personas y piden colaboración ciudadana para aclarar lo sucedido o recabar pistas. Asimismo, si alguna persona relacionada con estos hechos se quiere poner en contacto con ellas para intentar explicar lo sucedido, Marina y Alejandra explican que también estarían dispuestas a escuchar y que su intención no es reclamar costes veterinarios y sí evitar que se prozucan más hechos como este. Asimismo, la zona en la que se encontró a Perla está frecuentada por peregrinos, por lo que no descartan que alguien pudiese haber oído ladrar a la perra mientras le pegaban. Estos días, Perla continúa en Sarria, recuperándose de lo sucedido y a la espera de una nueva visita al veterinario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Denuncian que ataron a su perra con una cuerda para darle una «brutal» paliza