Millones para comprar a Torra y compañía


REdacción / La Voz

Por si había alguna duda, están a punto de resolverse todas. Pedro Sánchez, si es necesario, cogerá la caja de caudales de todos los españoles, la abrirá y la vaciará lo que haga falta para apaciguar al independentismo catalán a cambio de que este lo mantenga en la Moncloa. Obviamente, el dinero de los Presupuestos que se destinará a tener contentos a los catalanes será a costa de otras comunidades, incluida, por supuesto, Galicia. Precisamente, la comunidad autónoma gallega tiene una gran experiencia, con Gobiernos de diferente pelaje, en ser ninguneada y postergada con respecto a otras a la hora de repartir los cuartos. Pero hasta la fecha no nos habíamos encontrado ante una situación como la de Sánchez y su estrategia de cabrear a España entera para contentar a un grupo insaciable y, por tanto, imposible de satisfacer, como es el independentismo catalán.

El mercadeo que se trae Pedro Sánchez con los españoles no es muy digno por parte de un presidente, como no lo fue en su momento el trapicheo de Mariano Rajoy con el PNV. El agravante en el caso del socialista es que está dispuesto a lo que sea con un colectivo que no solo no reconoce la legitimidad del Estado español, sino que le desobedece y ataca con una acritud no ya injusta, sino inaceptable.

A Sánchez le da igual que en Galicia tengamos trenes del siglo XIX y que paguemos un dineral en las autopistas, por no hablar de la cuestión demográfica y la dispersión poblacional. Solo le importa apaciguar al catalán. Una vergüenza para su partido, para España y que, sin duda, le pasará factura en futuras elecciones, como ya se la pasó en Andalucía.

Sánchez engorda la inversión en Cataluña en busca de apoyos a los Presupuestos

paula de las heras
Pedro Sánchez, que estuvoel 21 de diciembre en Barcelona con Torra, visitará de nuevo la ciudad el sabado
Pedro Sánchez, que estuvoel 21 de diciembre en Barcelona con Torra, visitará de nuevo la ciudad el sabado

Presume de que la comunidad recibirá por primera vez tanto como aporta al Estado

Pedro Sánchez tiene en la manga un nuevo elemento de presión, en forma de inversiones, para tratar de convencer a Esquerra Republicana y PDECat de que apoyen sus Presupuestos. La intención del Gobierno es cumplir en las cuentas que aprobará este viernes el Consejo de Ministros, con la disposición adicional tercera del Estatuto, que prevé equiparar la inversión del Estado en Cataluña al peso de su PIB sobre la economía española. Aunque los independentistas catalanes han dado pocas muestras de sentirse conmovidos por la cuestión económica, el jefe del Ejecutivo mantiene viva la esperanza. El cumplimiento de esa previsión estatutaria supone un gesto político relevante. En primer lugar, porque la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto dejó claro que no podía considerarse en ningún caso un precepto «vinculante» para el Estado. Y, por otro lado, porque su vigencia era de siete años y ya han pasado doce y pico desde la aprobación del texto autonómico. Eso explica el entusiasmo con el que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, trató de anticipar la sorpresa el miércoles a su grupo parlamentario. «Con una sonrisa y optimismo os digo que todavía tendremos otro gran argumento a favor de la aprobación de los Presupuestos», exclamó.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
50 votos
Comentarios

Millones para comprar a Torra y compañía