Capitónimos


Un par de tuits de la Academia han dado de alguna manera carta de naturaleza a una palabra que no aparece en los diccionarios: capitónimo. Ni en los de español ni, en la forma capitonym, en los de inglés, con la excepción del Macmillan, que dice que es «una palabra que cambia su significado [...] cuando la primera letra está en mayúscula». Un ejemplo: galileo es el ‘natural de Galilea’, pero si lo escribimos con mayúscula, Galileo, es el nombre del físico y filósofo del Renacimiento italiano.

Capitónimo está formado a partir de capital, ‘mayúscula’, y el elemento compositivo -ónimo, que significa ‘nombre’ (sinónimo, antónimo, teónimo...). Así como un topónimo es un nombre de lugar y seudónimo el que emplea un autor en vez del suyo propio, ningún sustantivo es por sí solo un capitónimo, sino que, como ocurre con los sinónimos, lo es respecto a otro.

Un buen número de capitónimos son epónimos, nombres de personas o de cosas que pasan a denominar una época, una ciudad, una enfermedad... Atenea, por ejemplo, es el epónimo de Atenas, y capitónimo de atenea, con minúscula, que en lenguaje poético significa ‘ateniense’.

Solo la mayúscula distingue a muchos topónimos de nombres comunes sin relación con ellos. Así, Ginebra es una ciudad suiza, y ginebra, una bebida alcohólica; Malta, es una isla mediterránea, y malta, la cebada tostada; Catar, un Estado de la península arábiga, y catar, lo que hacen los catadores; Bohemia, una región de Chequia, y bohemia, una mujer natural de ese lugar; China es un país, y china, mujer de esa nación; y Cuba, un país caribeño, mientras cuba es un recipiente.

Muchos nombres de vinos, como rueda, jumilla o jerez, tienen sus capitónimos en las tierras donde se elaboran: Rueda, Jumilla, Jerez. Y los apellidos de algunos grandes científicos se convierten por arte de la minúscula en los nombres internacionales de unidades de medida. Valgan como ejemplo A.-M. Ampère, matemático y físico francés, del que sale ampère (amperio); o weber, unidad de flujo magnético, que cuando se escribe con mayúscula es el apellido del físico alemán W. E. Weber. Cuando genéricos de accidentes geográficos como ríos, montes, lago o arroyo se escriben con mayúscula se convierten en apellidos.

Tras el parto habrá que establecer si solo la palabra escrita con mayúscula admite el nombre de capitónimo (capital ‘mayúscula’ + -ónimo ‘nombre’) o lo son los dos elementos de estos pares. ¿Qué dicen en Felipe IV, 4?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Capitónimos