Infiernos


Un artículo de Ignacio Aréchaga acaba de recordarme la historia del belga Frank van den Bleeken, condenado a cadena perpetua por violador en serie y asesino. Cuando llevaba treinta años cumplidos, pidió la eutanasia, porque pensaba que sus impulsos eran irrefrenables y porque padecía una enfermedad sin cura que, a tenor de la ley belga del 2002, permitía que se le aplicara. La Comisión Federal de Eutanasia aprobó su propuesta. Pero no han llegado a ejecutarla, porque el país desterró la pena de muerte en 1996, aunque el último caso se remontaba a 1950. Tiene su aquel que la dignidad humana objetiva que se reconoce al rechazar la pena de muerte -por muy indigno que resulte el sujeto- no se reconozca a la hora de la eutanasia más que a los presos. Frank van den Bleeken fue internado en un psiquiátrico penitenciario y sigue vivo, con atención médica especializada. Pero cerca de mil quinientos belgas van a la muerte año tras año, algunos en medio de verdaderos escándalos.

Nadamos en la pura contradicción. De tanto llamar valientes a los que piden la eutanasia pese a que huyen de la vida, quienes se atreven con el sufrimiento y las dificultades -los verdaderos valientes, que son muchísimos más- pueden creerse cobardes o considerarse cargas, estorbos, seres indignos, cosificados, valorados solo por lo que cuestan y lo que producen.

En este país padecemos una plaga silenciosa de suicidios. Conozco muchísimos médicos que trabajan con enfermos terminales y a ninguno de ellos le pidieron nunca la eutanasia. Y a la vez reconocen que nuestro sistema de cuidados paliativos podría mejorar mucho, por decirlo de forma amable. Menudo infierno nos espera si queremos vivir.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
41 votos
Tags
Comentarios

Infiernos