Más allá del viento: eólicas a debate

Uxio Labarta
Uxío Labarta CODEX FLORIAE

OPINIÓN

Parque eólico de Paxareiras
Parque eólico de Paxareiras ALVITE

23 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El mundo de la energía vuelve a enredarnos en medio de sus intereses. No es solo la perplejidad de los alemanes que, luego de cerrar tres centrales nucleares y asentar sus procesos de descarbonización, se han visto obligados a reabrir sus minas de carbón, aquellas del mítico Ruhr. Tampoco la perplejidad de la Vicepresidencia de Transición Ecológica, que, luego de cerrar ya seis térmicas de carbón, se ve obligada a mantener activas las cuatro que quedan, entre ellas una de As Pontes.

Si ustedes vieron el infográfico del artículo de Fátima Fernández en La Voz habrán observado que la eólica y el ciclo combinado de gas son las primeras fuentes de energía de España, mientras que la energía nuclear solo supone la cuarta parte de la potencia instalada de aquellas. Sin embargo, aunque nuestra producción de energía la encabezan la eólica y el gas, la producción de la nuclear las alcanza. Apunte para la reflexión en torno a las nucleares y a las estrategias energéticas que necesitamos desarrollar. Entre ellas, una reflexión sobre la energía eólica, terrestre y marina, que de ser una gran alternativa han pasado a ser un gran interrogante.

Uno recuerda, primavera del 97, el parque eólico de Malpica, allá por tierras de Barizo, con 67 aerogeneradores ya desaparecidos. Eran tiempos de celebración de la eólica e inauguraciones cual pantanos. Nada que ver con la confrontación actual entre la Xunta y el Partido Popular, con apoyo del BNG, frente al Gobierno de España y los socialistas gallegos, sintetizada en el rechazo al decreto-ley que permite acelerar los trámites para la instalación de aerogeneradores, como reclama la UE, por reducir garantías ambientales y de participación en la aprobación de parques eólicos