Dos años y medio de prisión por agredir a su compañero de piso tras una discusión por el mando del televisor


Pontevedra

La Sección Segunda de la Audiencia provincial de Pontevedra ha resuelto cerró esta mañana un acuerdo de conformidad en el que A.B.P. aceptó la condena de 2 años y medio de prisión por intentar matar a cuchilladas a su compañero de piso tras una discusión por el mando del televisor.

Los hechos por los que le encausaron ocurrieron en febrero del pasado año. Ambos trabajaban en la construcción del edificio de los nuevos juzgados en A Parda. Su empresa les alquiló un piso en Marín, que compartían durante la semana de trabajo.

La discusión comenzó tras recriminar el acusado a su compañero que colocara cinta aislante en el mando del televisor, con la intención de acabar con su vida, aunque éste consiguió apartarse. El procesado se dirigió nuevamente hacia su compañero con intención de asestarle varias puñaladas en la cabeza y en el abdomen. No consiguió herirle debido a la resistencia que opuso la víctima.

La Fiscalía consideró como atenuante que el acusado se encontraba bajo los efectos del alcohol y las drogas, así como su adicción a las sustancias estupefacientes en el momento de los hechos.

El hombre lleva en prisión desde su detención por estos hechos.

La Sección Segunda resolvió también mediante un acuerdo de conformidad el juicio contra una mujer acusada de introducir droga en pequeñas cantidades en la prisión de A Lama, aceptando ella una pena de 1 años y 7 meses de cárcel.

La Fiscalía considera probado que la mujer burlaba los controles de seguridad de la institución penitenciaria para suministrar a su hijo, que cumple condena en estas instalaciones, las sustancias que le demandaba para cubrir su adicción a sustancias tóxicas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos años y medio de prisión por agredir a su compañero de piso tras una discusión por el mando del televisor