ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

La importancia de la presión

PONTEVEDRA

Protesta de trabajadores de Ence, el 29 de septiembre, en A Toxa
Protesta de trabajadores de Ence, el 29 de septiembre, en A Toxa

Trabajadores de Ence apretaron al presidente Sánchez en A Toxa. Mientras, Monte Porreiro respira aliviado tras derrotar al proyecto de peatonalización

03 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Quim Torra, cuando aún era presidente de la Generalitat, acuñó en un discurso aquella frase «Apreteu, apreteu, i feu bé d’apretar» («Apretad, apretad, hacéis bien en apretar») dirigiéndose a los CDR, en el primer cabo de año del 1 de octubre. Un mensaje que también viajó muchos kilómetros más, desde Sant Juliá de Ramis hasta La Moncloa. Era 2018, en plena tensión por las condenas a los líderes de la secesión, con las calles de Barcelona hechas un escenario de guerrilla urbana entre la muchachada «indepe» y las fuerzas de seguridad. Desde entonces, han cambiado algo las cosas en Cataluña y en la política española, aunque el problema de fondo con los partidarios de la autodeterminación, sigue siendo el mismo.

Tres años más tarde, en otro 1 de octubre y con el mismo presidente del Gobierno como destinatario del mensaje, trabajadores de una de las 35 empresas más importantes del país, que forma parte del índice selectivo de la Bolsa, acudieron hasta la isla de A Toxa aprovechando la asistencia de Pedro Sánchez al Foro Vínculo Atlántico. Quisieron hacerle llegar su malestar con la decisión del Consejo de Ministros de abandonarles a su suerte en el proceso judicial y administrativo que aún queda por delante para solventar el futuro de Ence. Ana Cedeira, presidenta del comité de oficinas, no pudo tener siquiera un breve encuentro, «de un par de minutos», con Sánchez. Pero al menos se hicieron notar. Y lograron entregar a personas del séquito presidencial el manifiesto a favor de la fábrica; el mismo documento que intentaron que recibiese la vicepresidenta Nadia Calviño quien, pese a su condición de gallega, no les atendió tampoco en persona, sino que delegó en su jefa de gabinete.

Sin embargo, estoy seguro que después de estas movilizaciones, no tardará mucho en convocarse por la ministra Teresa Ribera, la tercera reunión de la mesa de negociación, que se ha vuelto a atascar.