Un vecino de Dodro, a punto de morir tras morderle una víbora

Todavía asustado, espera recibir hoy el alta hospitalaria


dodro / la voz

El vecino de Dodro José Luis Ríos Doce, de 63 años, espera recibir hoy el alta médica del Hospital Clínico-Universitario de Santiago en el que ingresó el viernes por la tarde después de sufrir la mordedura de una serpiente. Él mismo relató ayer por teléfono lo sucedido, aún con el susto en el cuerpo, después de permanecer doce horas ingresado en la Unidad de Cuidados Críticos.

El vecino de la aldea de Vigo, que fue cocinero y está jubilado, salió a pasear el viernes a primera hora de la tarde por la zona de las Brañas, en las inmediaciones de la empresa Fesba, en Tallós, para ver las vacas que su hijo tiene en la zona. Salió a andar calzado con chanclas y sin calcetines. «Foi fallo meu ir así», reconoció ayer José Luis Ríos, quien dijo encontrarse ya bastante bien de salud.

El hombre no tenía previsto salirse de la pista asfaltada, pero lo hizo para andar unos pasos por una de tierra que baja al río cuando, de repente, ya sintió la mordedura de la culebra que, según fuentes consultadas, podría ser una víbora cantábrica, una especie que tiene en las Brañas una «zona propicia».

«Doume tempo a vela culebra, pero non a matala», cuenta el afectado. Calcula que mediría unos 40 centímetros y era de color verde y marrón oscuro. «Non sei se a pisei, se pasei ao lado dela; os médicos dixéronme que normalmente non atacan así sen máis», explicó el vecino de Dodro, que sufrió la mordedura en la zona del tobillo.

Nada más ocurrir, José Luis Ríos su fue al Punto de Atención Continuada (PAC) de Padrón, donde le pusieron una inyección y lo mandaron a casa, diciéndole que ese tipo de culebras tienen poco veneno y no suele pasar nada. También le indicaron, según cuenta, que vigilara si había algún tipo de reacción.

Y la hubo. A la media hora de estar en casa, aproximadamente, ya se puso malo y su hijo Emilio avisó al servicio de emergencias. El hombre fue trasladado en ambulancia sobre las seis de la tarde al Hospital Clínico de Santiago, donde permaneció ingresado doce horas en la Unidad de Cuidados Críticos, después de sufrir dos shocks cardíacos y quedar sin pulso.

Tras esas horas críticas y tras recibir el antídoto, el vecino mejoró el sábado por la tarde y el domingo por la mañana pasó a planta, donde hoy espera recibir el alta. «Din os médicos que puido ser unha víbora, pero non sei», explicó ayer el vecino de Dodro, que reconoce que «levei un susto bo» y que lo ocurrido «a min chegoume».

«Hai unha zona das Brañas que está limpa, pero o resto dá pena»

José Luis Ríos contó ayer que le parece no llegó a perder la consciencia del todo y que, aunque no se acuerda de muchas cosas, si se da cuenta de que «estiven moi mal». El vecino de Dodro explicó que la zona por la que salió a pasear, junto a la fábrica nueva de Fesba, aún está bastante limpia comparada con otras parte de las Brañas de Laíño, debido a la presencia de las vacas y también a que hay fincas que son trabajadas por un ganadero de Rois, en concreto, con plantaciones de maíz. «Hai un anaco bastante limpo pero o resto, sobre todo tirando cara Dodro, cara o río San Lufo, na zona de Vigo, é unha pena como está».

José Luis Ríos asegura que en esa parte «xa teño visto máis culebras, pero é zona protexida e tampouco se pode facer nada».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Un vecino de Dodro, a punto de morir tras morderle una víbora