La borrasca Álex será finalmente explosiva

Este viernes llega el primer temporal del otoño con lluvias intensas, fuertes vientos, grandes olas, descenso térmico e incluso nieve en las zonas de montaña

Temporal de viento y granizo en A Coruña
Temporal de viento y granizo en A Coruña

Preparen el abrigo y el paraguas. La borrasca que producirá el primer temporal del otoño será finalmente explosiva. Entre el jueves y el viernes la presión en el centro del ciclón caerá hasta 30 milibares en menos de 24 horas. La profunda borrasca ya ha sido bautizada como Álex por la Agencia Estatal de Meteorología, la primera con nombre de la temporada ciclónica en el Atlántico norte. La práctica de nombrar los sistemas de bajas presiones extratropicales surge fruto de la colaboración entre las agencias meteorológicas de España, Portugal y Francia.

No todas recibirán nombre, solo las más peligrosas. La intensidad del viento será el parámetro que marque la diferencia entre un evento adverso anónimo y uno con nombre. Si las rachas obligan a activar a estos servicios un aviso de color naranja o superior, se considera que pueden tener un gran impacto en la población y en ese caso será bautizada. Álex ha sido nombrada por la agencia francesa porque el impacto será fuerte tanto en España como en Francia, aunque más en la costa gala, donde se esperan rachas huracanadas debido a que la borrasca recorrerá el Cantábrico hasta situarse encima del litoral francés. 

En Galicia empezaremos a notar su influencia el viernes. Antes recibiremos la visita de dos frente que ya dejarán precipitaciones generalizadas. Este jueves únicamente hay avisos por fuertes vientos en la costa norte de Lugo, donde las rachas podrían superar los 80 kilómetros por hora. El viernes el frente activo asociado a la borrasca Álex barrerá toda la comunidad descargando con intensidad. Hay avisos en el interior de Pontevedra por acumulaciones de al menos 40 litros por metro cuadrado en 12 horas. En la costa también se ha activado un aviso naranja. La proximidad del ciclón producirá un intenso mar de fondo que golpeará la costa gallega con olas por encima de las seis metros. Habrá que prestar atención, además, a las mareas vivas ya que la Luna estará en fase llena.

Debido a la posición de la borrasca, el temporal otoñal se canalizará a través de los vientos del noroeste. Por tanto llegará aire frío que propiciará más inestabilidad que dará lugar a granizo e incluso nieve en las zonas altas de la comunidad. Esta circulación del aire provocará, además, un importante descenso de las temperaturas y la intensidad del viento de componente norte favorecerá que la sensación térmica sea de frío. Será, en realidad, un día más propio del invierno que del otoño. El sábado las precipitaciones serán intermitentes por la mañana y tarde, pero por la noche llegará un nuevo frente activo que cruzará las cuatro provincias. El domingo la situación meteorológica será idéntica. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

La borrasca Álex será finalmente explosiva