El deportivismo respondió. Una vez más. La explanada de Riazor estaba a rebosar de coches más de una hora antes del momento fijado para la salida de la manifestación en dirección a la sede de la Federación Gallega de Fútbol.

Miles de deportivistas se reunieron en los alrededores del estadio, dentro de sus coches, para sumarse a la convocatoria de apoyo al equipo por el tratamiento de las instituciones deportivas a raíz del caso Fuenlabrada. Antes de la salida, los organizadores repartieron camisetas y carteles para pegar en los vehículos a todo aquel que se acercase.

Mascarillas y distancia de seguridad en una manifestación sobre cuatro ruedas que saturó las calles coruñesas durante varias horas y en la que los coches todavía salían de Riazor con la cabeza de la caravana ya en su destino.

Fernando Vázquez llegó con su coche a la explanada del Palacio de los Deportes para encabezar la manifestación y fue recibido entre aplausos y vítores por los deportivistas allí reunidos, y cuando dio el pistoletazo de salida y encaminó la marcha hacia la federación, desató la locura de los allí presentes.

La convocatoria era sobre cuatro ruedas, pero muchos aficionados, sobre todo pandillas de jóvenes, quisieron demostrar también su apoyo en diferentes puntos de la ruta y se sumaron con camisetas y banderas. También en los edificios cercanos a la sede de la federación colgaban camisetas y bufandas, y los asistentes entonaron cánticos deportivistas acompañados de tambores.

La respuesta del deportivismo fue tal que los coches saturaron los alrededores de la sede y los más retrasados tuvieron que hacerse con un hueco del aparcamiento del campo de fútbol de Elviña, e ir andando hasta el lugar de reunión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La afición se moviliza en defensa del Deportivo