«Imposible graduarme sin mis abuelos, por eso me fui al hospital»: el emotivo gesto de una recién graduada de Tui

TUI

Marta Martínez

El vídeo de la joven cuenta con más de 2 millones de reproducciones en TikTok

15 jun 2024 . Actualizado a las 01:06 h.

«Era imposible disfrutar del día de mi graduación sin que estuvieran mis abuelos, así que me fui directamente al hospital a verlos», explica Marta Martínez. Esta joven de Tui ha dado su primera clase, sin pretenderlo. El viernes se graduó como maestra de Educación Infantil en el Campus de Ourense y, sin sacarse siquiera la banda, se presentó en el hospital Álvaro Cunqueiro para darle la gran sorpresa a sus abuelos José Luis y Conchi, ambos de 81 años. Para Marta, su familia es una prioridad y ese día necesitaba que estuviera al completo. «A mis abuelos y padres les debo todo, esto es una graduación en equipo», sostiene la joven, sorprendida con el revuelo que se ha montado porque quiso devolver a sus familiares todo el apoyo que le han brindado y subió un vídeo a Tik Tok que, en 24 horas, roza los dos millones de visualizaciones.

Era la segunda graduación de Marta, porque antes se tituló en Educación Primaria y, ya le faltaba su abuelo materno, que falleció. El viernes debían hacerle acompañado los otros tres pero solo pudo ir María, de 94 años, así que «aunque estaba feliz, mi corazón lloraba por los que no estaban y necesitaba abrazarlos también». Su abuelo José Luis había ingresado el lunes de madrugada en el hospital por una neumonía y su mujer permanecía con él, por lo que era imposible ir a Ourense a la graduación de su nieta. «No estaba grave, pero era para mí imprescindible estar con ellos porque esto lo conseguimos juntos» insiste esta joven de clara vocación y arraigo. A los orgullosos padres, Juan Carlos y Susana, no les extrañó para nada la decisión de su hija porque Marta ha crecido en una familia llena de valores y están acostumbrados a que la joven publique vídeos en las redes sociales aunque ninguno, ni la propia autora del vídeo, se imaginaba tal repercusión. «Estamos todos viviendo un sueño, solo falta que le den el alta a mi abuelo para que podamos disfrutarlo y celebrarlo ya juntos en casa», avanza esta joven de la parroquia de Pexegueiro.

Marta lleva años subiendo a las redes vídeos de sus abuelos, «porque me crie en casa con los paternos y con los maternos también porque su casa estaba casi al lado». «Siempre les grabo cosas que hago o aprendo con ellos, de su día a día, porque para mi son un lujo y lo disfruto muchísimo», señala Marta. Hasta ahora, nunca se había viralizado así ninguna de sus publicaciones y por eso, «estamos todos en una nube».

@martamartinezalon2

Que duro fue bajar las escaleras con todo el mundo aplaudiendo y no poder veros allí . Tuve que ser muy fuerte para poder ir , pero tuve que hacerlo por mi, por mamá y papá , por la abuela y por vosotros desde la distancia. Ganas de llorar constantemente y pensando a cada paso en vosotros y en todos los que desde arriba no podían estar tampoco . Pero aún así, algo tenía que hacer para que me vieseis graduada una vez más, para que me vieseis feliz, y para que me vieseis cumplir el último sueño que me quedaba, ser profe de los pequeñitos, como siempre había soñado. Qué momento tan bonito, y qué suerte haber podido ir aún que fuese después , a daros ese abrazo que se quedará en mi corazón para siempre. Siempre juntitos, aún que eso suponga dar la vuelta al mundo ❤️🍀🎓

♬ Halo - Piano Version - Massimo D'Alessio

No solo sorprendidos sino especialmente agradecidos por todos y cada uno de los más de 1.500 comentarios que los internautas no dejan de publicar. «Son todos tan cariñosos y bonitos que nos sentimos muy contentos, también mis abuelos porque se los leemos todos», advierte la doble graduada, feliz hija y radiante nieta. 

A mis abuelos, «que son con mis padres el motor de mi vida, les debo lo que soy, así que no dudé en volver a por ellos», insiste.

De hecho, les llamó en cuanto le dieron el diploma en la Facultade de Educación de Ourense y, para que fuera una auténtica sorpresa, les dijo que ya se iba directamente a la cena con las amigas. Obvió la parte de que, de camino a la fiesta, se iba a hacer otros 200 kilómetros para pasarse por el Álvaro Cunqueiro. «Salí de Ourense a las siete y media y llegué al hospital una hora después. Ver sus caras cuando me vieron llegar a su habitación con el título y sin contar allí conmigo lo compensa todo», insiste la joven visiblemente emocionada por el cariño que esta recibiendo por la que iba a ser una sentida ausencia. 

«Algo tenía que hacer para que me vieseis graduada, feliz y cumpliendo el último sueño que me quedaba: ser profe de los pequeñitos. Qué suerte haber podido ir a daros ese abrazo que se quedará en mi corazón para siempre», relata en su perfil de TikTok.

«Felicidades. A eso lo llamo yo tener valores y mucho amor, te lo digo con lágrimas en los ojos»  o «Lo más bonito del vídeo es la cara de orgullo con la que ella mira a sus abuelos. Enhorabuena», son algunos de los merecidos piropos que se están convirtiendo en la mejor medicina para la familia, dentro y fuera del hospital.