16.000 marinos ingleses se divierten en la ciudad antes de iniciar unas maniobras

HEMEROTECA | En 1905 coincidían en Vigo dos flotas británicas


A las siete de la mañana del 12 de febrero de 1905, entraba en la ría de Vigo la flota británica del Atlántico, encabezada por el acorazado HMS Caessar. En medio de la ría, les esperaban los buques de la flota del Canal, que desde hacía unos días aguardaban en Vigo a sus compatriotas para poner rumbo hacia Gibraltar, donde serían inspeccionados por el rey Eduardo VII.

La presencia de los mejores acorazados y cruceros de su Graciosa Majestad no solo dejaron suculentos beneficios a la ciudad de Vigo, sino también un espectáculo visual que incluso atrajo a habitantes de otras localidades. La flota del Canal había llegado a Vigo a comienzos de febrero al mando del almirante

Sir Arthur Wilson, que viajaba

a bordo del acorazado Exmouth.

La visita provocó un gran hermanamiento entre los dieciséis mil marinos que viajaban en los veintiún barcos y los ciudadanos de vigueses. Los «match» de «foot ball» entre las tripulaciones y los vigueses se sucedieron aquellos días con resultados alternativos.

Las visitas a tierra de la marinería inglesa se realizaban de una forma controlada. Eran desembarcados en tandas de dos mil marineros, acompañados por un fuerte dispositivo de policía naval, que durante aquellos días dispuso de un cuartelillo improvisado en los bajos del Palacio de Justicia, actual museo Marco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

16.000 marinos ingleses se divierten en la ciudad antes de iniciar unas maniobras