Artículos deAlberto Mahía

No dejó huellas. Tampoco su ADN. Y llevaba el rostro cubierto. Solo la prenda que vestía lo delató