¿Es justa la lotería de las mesas electorales?

Quiera o no, el azar puede acabar con cualquiera como presidente. La denuncia del perjuicio causado a varias peluqueras ha abierto un debate en el que casi todos los partidos defienden que debe haber cambios


vilagarcía / la voz

Los autónomos no se suelen llevar bien con la obligación que marca la ley de ejercer de presidente de una mesa electoral si el azar así lo dicta. Varias peluqueras de la comarca de O Salnés han denunciado públicamente el perjuicio que les causará en las elecciones municipales y urnas al coincidir los comicios en plena época de comuniones y bodas. En las generales fue una madre que daba el pecho a su hijo quien también hizo público su malestar con un modelo que, para la mayoría de los partidos, debe cambiarse, aunque esto no está en manos de los representantes municipales.

PSOE

Modificación de la ley. Los socialistas apuntan a cambios en la ley como ayuda para evitar problemas. «A modificación da Lei Electoral, que é necesaria, pode axudar a resolver algunhas cuestións como estas e outras, pero non corresponde aos concellos, que non teñen nada que ver. A decisión é de quen forma parte da mesa é un sorteo aleatorio, feito por un programa informático nun pleno público de libre asistencia. Con todo, hai algunhas ideas interesantes, como é que puidera facerse o sorteo entre as persoas desempregadas, ou que existira a posiblidade de libranza por traballo no caso dalgún colectivos como os autónomos. Iso si, hai que combinar estas ideas cos problemas de sinalar especificamente aos desempregados, cousa que pode non ser de gusto das persoas, ou co dereito do traballador a ir a unha mesa electoral se lle toca sen coacción por parte de superiores para que renuncie para ir a traballar».

Partido Popular

Sería positivo un cambio de modelo. «A pesar de que es una responsabilidad democrática, muchas veces -apunta Alfonso Gallego- interfiere en la vida y los trabajos. Comparto la opinión de que sería positivo el cambio de modelo para que no solo la presidencia, sino todos los integrantes de las mesas, puedan ser personas en paro que quieran desarrollar esa función y que perciban una remuneración. Habría que buscar una solución».

Vilagarcía en Común

Combinar los modelos. «Es un problema complicado. Por un lado está el hecho de cumplir con un deber que marca la legislación. Por otra parte son muchas las voces que dicen que el sorteo de asignación debe realizarse entre las personas que están en paro y así la compensación económica por estar en una mesa electoral les ayudaría económicamente. También hay quien apunta a que se haga entre voluntarios porque, aunque pueda sorprender, existen personas que estarían dispuestas a realizar esta labor. Tal vez la solución pasaría por combinar esas dos ideas. O tal vez se puede incorporar a la norma más causas de exención, pero no nos olvidemos que alguien debe hacerlo, que participando entre todas y todos construimos sociedad y democracia», apunta Sus López desde Vilagarcía En Común.

BNG

Debe ser sorteado. «Cremos que se trata do maior acto da democracia e debe ser sorteado entre todas e todos para que sexa o máis xusto posible. Por outra banda entendemos que se trata dun día nun ano e que todos e todas temos cousas que facer os domingos, igualmente de importantes para cada un de nós. Dende o noso punto de vista estase a desviar a atención do realmente importante», apunta el Bloque.

Marea da Vila

Ampliar el criterio para excusar la ausencia. «Partindo da premisa de que ningunha opción será a perfecta, o actual sistema baséase na igualdade e é o garante de que o maior número de persoas teña posibilidade de participar no proceso democrático. Quizais o idóneo sería ampliar o criterio polo que pode escusarse de formar parte das mesas. O que non podemos permitir é que estar nunha mesa na xornada electoral supoña un prexuízo económico e laboral».

Ciudadanos

Una bolsa de interesados. «Particularmente haría una bolsa de interesados antes de las elecciones y primaría a los parados de larga duración y a quienes tengan a familias en dificultades económicas», apunta David Oliveira desde Ciudadanos.

UPyD

El plazo para reclamar. Quien recibe la notificación de presidente o de miembro de una mesa electoral tiene siete días hábiles para acudir a la junta electoral de zona, donde se le informará de cómo excusar su presencia, subraya José Luis Tubío desde UPyD.

Vox

Conocer si la elección afectaría al escogido. «Entiendo que se debería saber la situación de cada persona y, si le afecta a nivel laboral o personal se debe cambiar y tener un representante de cada partido que se presenta en cada una de la mesas. De ese modo evitamos conflictos».

Una alianza de PSOE y BNG, cerca de obtener el gobierno en tres ciudades gallegas

Domingos Sampedro / Rubén Santamarta

La socialista Inés Rey le arrebata un edil más a Marea Atlántica, mientras Ferrol en Común y Compostela Aberta recuperan posiciones, aunque no frenan el trasvase a los socialistas

El baile de concejales se amplía a casi todas las ciudades a medida que avanza la campaña electoral, con la excepción de Vigo, donde Abel Caballero continúa con su progresión, pero con los mismos concejales: 20 de 27. El tracking diario que elabora Sondaxe para La Voz apunta a una estabilización de la estimación de voto de los dos principales partidos, PP y PSOE, a la vez que se consolida la presencia del BNG en casi todas las urbes con más de un representante. Es más, una reedición de la alianza clásica entre los socialistas y el Bloque estaría muy cerca de darle automáticamente el gobierno en tres ciudades: Lugo, Pontevedra y Santiago. Y también se empezaría a esbozar esa posibilidad en A Coruña, donde tanto la socialista Inés Rey como el nacionalista Francisco Jorquera ganan un concejal más con respecto al tracking anterior, en detrimento de Marea Atlántica y de Ciudadanos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

¿Es justa la lotería de las mesas electorales?