ribeira / la voz

Los mariscadores de la cofradía de Noia iniciaron ayer la campaña extractiva cargados de ilusión, pero con las dudas de cómo se desarrollará por la amenaza de la pandemia. Fueron testigos de excepción el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo; y la conselleira do Mar, Rosa Quintana. Los augurios de los técnicos del pósito noiés se cumplieron. Hay mucho berberecho, pero pequeño. Aún así, se extrajeron más de 25 toneladas, pero solo 400 kilos del de primera, que alcanzó un precio máximo superior a los 20 euros. En cuanto a la almeja, de fina y babosa apenas se subastó en Testal y O Freixo, solo unos 1.300 kilos. Sin embargo, la japónica superó las cinco toneladas.

En el primer día de actividad extractiva pasaron por los controles del pósito noiés cerca de 32 toneladas de bivalvo, de los cuales el berberecho fue la especie más abundante. Tras las subastas de los diferentes moluscos, la facturación ascendió a algo más de 243.000 euros, 70.500 euros menos que el año pasado.

El precio medio de todas las especies que pasaron por las rulas de Testal y O Freixo fue de 7,60 euros. La almeja fina más cara, la de primera, superó los 48 euros; mientras que la más barata, la japónica de segunda, 6,85 euros.

Había muchos nervios entre los mariscadores. Tenían que aguardar largas colas para poder pesar el marisco y además desconocían si llevaban el tope. Pero lo que más les inquietaba era el precio que iba a tener su captura a la hora de la subasta.

La mayoría de los productores que llegaban de los bancos naturales señalaban que marisco había, aunque berberecho «menos que outros anos». Comentaban que, pese a todo ,cogieron bastante bien los topes, eso sí, «o berberecho había que seleccionalo para coller o máis grande».

Por su parte, indicaban que había bastante almeja, principalmente japónica: «Están os areais cheos», comentaba una mujer.

 Muy temprano

La principal novedad de este año, es que la mayoría de los profesionales tuvieron que faenar con la mascarilla. Josefa explicaba que no es nada fácil coger marisco con este tipo de protección. Precisaba que ayer les tocó comenzar la actividad a las siete y cuarto «cando é noite. Ademais eu uso gafas e había que levar luz para ver. Non foi doado porque empánanse os cristais. Teremos que ir afacéndonos, xa que non queda outra».

El marinero Alfonso Villa comentó que el inicio de la campaña no fue como otros años: «Hai menos marisco, aínda que os topes collémolos ben. En hora e media xa os tiñamos a bordo». Su impresión es que hay menos berberecho y más pequeño, aunque no así almeja. La máscara es un incordio para todos, pero explica: «Eu só a uso en terra pois no mar, como estamos a familia no barco, non fai falla».

Tanto el patrón mayor, Santiago Cruz, como el alcalde de la villa, Santiago Freire, estuvieron acompañando al presidente de la Xunta y a la conselleira do Mar que en todo momento se interesaron por conocer la opinión de los mariscadores. Freire y Cruz coincidieron en solicitar una campaña que se desarrolle con normalidad y sin contratiempos y con una facturación similar a la de otros años.

Nuñez Feijoo reedita el compromiso de la Xunta con el sector marisquero

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, habló ayer en Noia del compromiso del Gobierno gallego con el sector marisquero, tras su visita a la lonja de Testal y departir con los productores. Destacó que este es un sector estratégico para la comunidad autónoma y que, a pesar de la pandemia, facturó un 10 % más con respecto a la media conseguida en julio y agosto durante los últimos diez años y subrayó que están reactivando el sector, así como recordó que esta actividad genera unos 8.000 empleos y factura cerca de noventa millones de euros al año.

El responsable del ejecutivo gallego realizó un repaso por las cifras de campañas marisqueras precedentes para concluir que la del año pasado fue la segunda mejor de toda la serie histórica en términos de descargas, y la mejor en facturación de los últimos diez años.

 Importantes caídas

Feijoo aprovechó su presencia en la localidad noiesa para lanzar una puya al Gobierno central por incluir «o marisqueo entre as actividades esenciais durante o primeiro mes do estado de alarma, sufrindo caídas de venda dos produtos de ata un 96 % ao pechar a hostalería».

Núñez Feijoo recordó «o compromiso da Administración autonómica co sector desde distintos eidos: achegando recomendacións para as persoas vulnerables, facendo un seguimento continuado dos prezos e da actividade, e solicitando ao Goberno central que reconsiderase a decisión de que o marisqueo fose un sector esencial».

Por último, se refirió a la renovación de las instalaciones de la lonja de Testal y al proyecto Econoia para apoyar la competitividad del marisqueo.

Santiago Cruz: «Mellorar a rendibilidade dos nosos mariscadores é a nosa preocupación»

j. m. jamardo

O covid-19, a toxina e o comportamento dos prezos son as preocupacións

Santiago Cruz Martínez (Noia, 1961) é un dos patróns maiores máis veteranos da comarca. Asumiu o cargo hai case vinte anos e segue ao pé do canón preparando unha nova campaña marisqueira que arranca mañá, pero que é unha das máis incertas debido á situación especial polo coronavirus. Aínda así, confía en que sexa boa para os intereses dos produtores, pois dela dependen centos de familias da zona.

-Como se presenta a campaña deste ano?

-Dende o pósito esperamos que sexa boa, sempre e cando o covid-19 e as toxinas nos deixen traballar. Nesta ocasión dependemos destes condicionantes e tamén dos prezos, pois descoñecemos como vai responder o mercado, aínda que somos optimistas. O problema que tivemos é que o ano pasado non houbo apenas desove e polo tanto non hai tanto marisco como en edicións anteriores. Hai moita cría e esperemos que polo menos se poida comercializar en decembro, pois está medrando moi ben.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El kilo del mejor berberecho de Noia cotizó a 20 euros en el inicio de campaña