La píllara de la duna, elegida ave del año 2019

Amenazado por la construcción y el turismo, el chorlitejo patinegro perdió un 70 % de su población en la última década


Santiago / Europa Press

El chorlitejo patinegro ha sido elegido Ave del Año 2019 por la oenegé SEO/BirdLife tras detectar que la especie se enfrenta a numerosas amenazas que le han llevado a perder un 70 % de su población en los últimos diez años en algunas áreas.

La especie se distribuye en la costa gallega, sobre todo en la costa da morte, en la península Ibérica, en el litoral Mediterráneo y en el litoral Atlántico de Andalucía,  así como en diversas localidades del interior de Andalucía y Castilla-La Mancha; además de reproducirse también en Baleares y Canarias.

El chorlitejo patinegro, conocido en Galicia como la píllara das dunas, está protegido por el gobierno gallego a través de un plan de protección.

La especie competía con el aguilucho cenizo y el alcaudón real en la votación abierta al público que lanzó la oenegé para elegir al ave del año 2019 y en la que el chorlitejo patinegro se impuso en una «votación muy ajustada».

;
La píllara no logra remontar el vuelo Esta ave es infiel por su propia supervivencia: intenta poner todos los huevos posibles

La designación como Ave del Año 2019 ha sido anunciada por la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, que ha asegurado que tras este reconocimiento popular la oenegé impulsará acciones para mejorar su conservación y la concienciación ciudadana sobre la especie a lo largo de este año.

Esta es la primera vez que el reconocimiento Ave del año recae en un ave limícola, es decir, las que habitan en el limo o lodo de las costas y riberas.

El turismo y la construcción, una amenaza constante

El chorlitejo, una especie ligada a playas, marismas, ambientes interdunares y lagunas interiores sufre muchos de los problemas que padece la biodiversidad en nuestras costas y humedales, como el turismo masivo, algunas zonas de ocio en las costas suponen una fuerte molestia para estas aves, en especial durante la temporada de cría.

Además, la construcción descontrolada del litoral, que ha nuestro litoral también ha representado una gran amenaza en buen aparte de sus hábitats, igual que la limpieza mecánica de las playas, que elimina restos de algas marinas donde habitan los invertebrados de los que se alimenta el chorlitejo.

Estas aves construyen sus nidos a ras de suelo, entre rastrojos, matorrales bajos y ralos o restos de vegetación marina arrastrados por la marea, donde es fácil que, al eliminar la vegetación, se destruyan los nidos por una equivocada idea de la limpieza de playas.

También sufren cerca de poblaciones humanas donde hay gatos domésticos en semilibertad o perros sueltos, que se suman a sus depredadores naturales. El abandono de las salinas tradicionales también ha agravado los resultados del éxito reproductor en algunas colonias de estas y otras aves limícolas que estaban bien adaptadas a las explotaciones salineras ancestrales.

Otros problemas habituales en los humedales como la escasez de agua por la sobrexplotación de acuíferos, la falta de vegetación perilagunar o la apropiación de estas áreas para nuevos usos agrícolas, también acechan a la especie.

La píllara de la duna figura en la categoría Vulnerable del Libro Rojo de las Aves de España y aparece a nivel estatal en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

SEO/BirdLife apunta también que se han observado caídas acusadas en numerosas zonas de cría de la Península y ambos archipiélagos, como en Málaga, donde la población ha descendido un 70 por ciento en los últimos diez años y estima que en total, la población en España podría oscilar entre las 2.500 y las 6.000 parejas.

Nuevas medidas de conservación 

Según ha anunciado Ruiz, como nueva Ave del Año, la oenegé desarrollará medidas de conservación para el chorlitejo patinegro que se sumarán a las acciones que desarrollan varios grupos locales de la organización en Pontevedra, Castellón o Málaga.

En concreto, se coordinará una metodología de trabajo homogénea para el estudio de esta ave, vigilancia y protección de los nidos, censos y estimaciones de población, gestión de la vegetación, jornadas y conferencias de divulgación sobre esta especie, negociaciones con entidades públicas y privadas para la mejora en la coexistencia con estas aves, reevaluación del nivel actual de amenaza, exigencia a la administraciones de planes de conservación cuando estos sean necesarios, cooperación con otras entidades para la recuperación de viejas salineras.

La votación del Ave del Año ha estado reñida y, entre los tres candidatos se recibieron más de 146.000 votos. El chorlitejo obtuvo el 35,48 por ciento de los votos (51.879 apoyos). En segundo lugar ha quedado el aguilucho cenizo con 48.990 votos, un 33,50 por ciento del total. La tercera posición ha sido para el alcaudón real, que ha reunido 45.330 votos, un 31 por ciento del total.

La directora ejecutiva de SEO/BirdLife consider que el hecho de que los ciudadanos hayan elegido al chorlitejo patinegro es «una excelente oportunidad para tomar conciencia sobre las amenazas que pesan sobre los hábitats costeros y los humedales salinos del interior, terriblemente castigados por la urbanización descontrolada, el sobreturismo, el saqueo del agua o la basuraleza».

Finalmente, Ruiz ha advertido de que «no hay que olvidarse de que los problemas de conservación de las aves se acaban convirtiendo también en problemas sociales, económicos y de salud para las personas». «Los problemas del chorlitejo son tus problemas», concluye.

Mal año para la píllara en la Costa da Morte, con solo diez crías supervivientes

s. g. rial

El ave protegida, con solo 80 parejas en Galicia, tuvo vuelos en Baldaio y A Barra

La píllara o chorlitejo patinegro es un ave todavía poco conocida, y eso que es de los escasos animales que tiene un decreto específico para su protección. Su pervivencia está amenazada, ya que solo quedan unas 80 parejas en Galicia. Y la Costa da Morte es uno de sus santuarios. Tal es el riesgo de desaparición que su existencia motivó que, por primera vez en Baldaio y parte de Razo, hace dos años se prohibió la limpieza mecánica del arenal. Nunca había pasado nada igual.

Pese a ello, y a que se han tomado muchas más medidas de control y vigilancia, la temporada que acaba (la de las aves va en consonancia con el curso escolar y con tantos otros ritmos vitales) ha sido mala para este pequeño pájaro en los arenales de la comarca. Solo han logrado volar unos diez pollos. Seis de ellos, en su principal asentamiento durante bastantes temporadas, Baldaio, fruto de cinco o seis parejas, explica María Vidal, responsable del Grupo Píllara, del área de Zooloxía de la Facultade de Bioloxía de la Universidade de Santiago, que lleva 21 años consecutivos estudiando esta ave. Los otros cuatro o cinco pollos (no se sabe con exactitud) volaron en A Barra, entre Ponteceso y Cabana.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La píllara de la duna, elegida ave del año 2019