Voluntarios de la comarca garantizan la energía eléctrica en Malaui

En el país africano se han encontrado esta Navidad una monja de Ponteceso y un voluntario con raíces en el municipio

S.G.
carballo / la voz

Para los habitantes de Malaui Ponteceso no es un concello cualquiera. En este pequeño país que limita con Zambia, Tanzania y Mozambique vive Teresa Andrade Pérez, que llegó a África Oriental hace 35 años y ha dirigido varios hospitales, además de fundar un orfanato. Ella nació en Langueirón y estas Navidades se ha encontrado allí con Ricardo Baamonde Couto, profesor del instituto Universidad Laboral de Culleredo, y con familia de Brantuas. También se han conocido en la localidad de Chezi la misionera y Élida Pereiro, profesora del instituto Monte Neme de Carballo.

Los dos docentes, junto a Jesús Fernández, también del Universidade Laboral de Culleredo, iniciaron ayer el regreso a Galicia. El día de Navidad partió la expedición Pangono Pangono, que en chichewa, la lengua mayoritaria en Malawi, significa poco a poco. Los tres profesores formar parte de una asociación de voluntarios con perfil técnico, muchos de ellos docentes de FP, cuya finalidad es mejorar la vida de comunidades y la labor que han desarrollado en Malaui tiene que ver con la mejora del suministro eléctrico en hospitales, residencias de estudiantes y orfanatos, uno de ellos precisamente el de la monja de Langueirón.

Pangono Pangono nació en el 2006 de la mano de Ricardo Baamonde, tras un viaje a Malaui, donde conoció el trabajo que realizan las Misioneras de María Mediadora. Entonces ya no estaba en el país Teresa Andrade, que pasó 18 años recorriendo otros lugares de África y que regresó el año pasado. A pesar del tiempo que ambos han pasado trabajando por los vecinos de esta pequeña república, no habían llegado a coincidir hasta ahora.

La última actividad de Pangono Pangono, según cuenta el propio Ricardo Baamonde, arranca en julio y cuenta con la colaboración de la Fundación Esteban Vigil y las asociaciones Ohana y Llamarada de Fuego, además de la ayuda de las misioneras. En verano enviaron a Malaui 26 placas solares fotovoltaicas y 20 baterías. Ahora han realizado cinco instalaciones en centros sanitarios y de acogida.

Cortes constantes

Ricardo Baamonde explica el motivo de la intervención: «A enerxía eléctrica en Malawi é producida por un par de centrais hidroeléctricas no norte do país. Posto que non ten capacidade para satisfacer a demanda, Escom, a compañía estatal soluciona o problema con cortes diarios». A partir de abril, la situación empeora mucho, porque es el final de la temporada de lluvias, con interrupciones del suministro que lo mismo duran horas que días, «dificultando notablemente o labor de profesionais que pretenden axudar e mellorar dentro do posible, a calidade de vida da xente máis desfavorecida do país», explica Ricardo Baamonde.

Con las cinco instalaciones realizadas con el proyecto #AlumeaMalaui, el servicio mejorará notablemente, puesto que permitirá seguir teniendo luz a pesar de los cortes.

Operación Pangono Pangono trata directamente con las destinatarios de las acciones, que en este caso son las misioneras de María Mediadora. Fue Teresa Andrade y sus compañeras las que decidieron cuáles era las principales necesidades. La entidad fundada por Baamonde Couto no obtienen ayudas de instituciones, sino que utiliza fondos aportados por voluntarios, empresas y entidades colaboradoras, además de simpatizantes de la organización. Todo el dinero se ha destinado a la adquisición de material a proveedores que ajustan al máximo los precios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Voluntarios de la comarca garantizan la energía eléctrica en Malaui