Mel enseña su apuesta

El Teresa Herrera despeja varias dudas acerca del sistema y los futbolistas que prefiere el técnico

.

a coruña / la voz

Gil aún estaba en rodaje. Lucas, con la cabeza en otro lado. El valenciano se quedó en el banquillo y el coruñés en la grada mientras once compañeros saltaban al césped para medirse al Villarreal. Cuando el Dépor regresó a Riazor, diez días más tarde, ambos atacantes fueron las novedades en el grupo que saltó de inicio frente al Eibar. Garitano respetaba hace un año la costumbre de dotar de empaque al trofeo Teresa Herrera, recurriendo para disputarlo a un elenco titular similar al que estrenará la Liga. Mel se ciñó también a la tradición el pasado sábado, como ya había anunciado tanto en Oporto como en Oviedo. El duelo más importante de la pretemporada se disputaría en casa y formarían de inicio aquellos con más opciones de hacerlo también frente al Real Madrid. La cita con el West Brom no solo sirvió para aportar una nueva torre a las vitrinas; despejó además ciertas dudas acerca del protagonismo al que apuntan los integrantes del plantel blanquiazul en cuanto los choques vayan en serio. Entre la hora y media de partido y el posterior paso por sala de prensa, el míster desveló nombres y principios, línea por línea.

Propuesta

Doble pivote como plan A. La gira gallega de julio sirvió para pulir una de las versiones del conjunto coruñés: línea de tres en el centro del campo que muta a 1+2 (mediocentro incrustado entre los centrales para dar salida al balón) en fase ofensiva. La idea ya rondaba en la cabeza del técnico cuando llegó mediado el pasado curso, pero no pudo probarla mucho debido a las lesiones de los especialistas de la medular. Alcanzó frente a conjuntos de Segunda B y Tercera, pero aún resta pulir la fórmula si debe servir ante adversarios importantes. Empezando por el Real Madrid, en una cita condicionada por las bajas de Çolak y Valverde. Lo normal es que el 4-3-3 (o 4-1-4-1) sea el sistema para el estreno, pero pierde opciones como propuesta habitual.

Pepe Mel manifestó ante los medios sus preferencias por lo clásico: el 4-2-3-1 tan manido en A Coruña. «El fútbol que tengo en la cabeza es con dos arriba, uno de enganche, dos por fuera con desborde y velocidad. Ese es el fútbol que creo que es alegre y el que nos va a venir mejor», sostuvo. El doble pivote, pues, como punto de partida.

Zaga

La línea mejor definida. Juanfran, Schär, Sidnei, Luisinho. Pocos conjuntos de Primera (salvando los de más alto nivel) poseen una zaga titular a la altura de la blanquiazul. Es la línea mejor definida, en la que solo se barajan alteraciones producto de salidas: Juanfran y Sidnei están entre los futbolistas más codiciados de la plantilla. Si pasan la campaña 2017-2018 en A Coruña, el Dépor no solo retendrá dos bazas fundamentales en labores defensivas sino también recursos de ataque. El lateral fue el curso pasado el máximo asistente del equipo; el central, en su versión más discreta, se mantuvo como alternativa para romper líneas mediante arrancadas o envíos en largo. A Sidnei se suma ahora Schär, otro que destaca por su buen desplazamiento de balón (lo demostró ante el West Brom). Luisinho, que también brilló frente a los ingleses, da la réplica a Juanfran por la izquierda.

Centro del campo

Pendientes de la versión. Guilherme es el futbolista con más opciones de ser titular entre el grupo a las órdenes de Mel. Indiscutible como ancla en el 4-1-4-1, también parte como favorito al doble pivote junto a Mosquera. El mismo timón que hace un año arrancó la temporada con Garitano. Al coruñés le gusta más la fórmula de dos en la medular, que le acerca a la zona de creación. Un área en la que también se siente más cómodo Valverde, «viendo el fútbol de cara». A él le ha pedido el míster que tome a Borges como modelo, mientras compite con el centroamericano por la última plaza en un posible trivote y le pelea a Çolak la mediapunta cuando la propuesta requiera de un enganche. Celso partirá otra vez en desventaja, pero está acostumbrado a volverse imprescindible con el avance de cada campaña. Además, le favorece la falta de centímetros del plantel; un lastre tanto en la pelea por balones divididos como en las acciones de estrategia.

La multitud de alternativas crece aún más gracias al rendimiento de Expósito, destacado en la fase de pruebas. El fabrilista ha sido este verano la alternativa más habitual a Guilherme.

Segunda línea

Extremos a pie cambiado. Si el míster mantiene su preferencia por un enganche, Çolak ganará en protagonismo. El futbolista de mayor repertorio técnico en el Dépor no acabó de entenderse con Mel hace unos meses y en julio se barajó su salida. Si permanece, será el único mediapunta puro, pero sobran alternativas. Gil, Bakkali, Valle, Valverde y Adrián pueden desenvolverse sin problema por detrás del ariete. Sin embargo, salvo el asturiano, próximo a llegar, todos se sienten más cómodos en otro puesto. Los tres primeros suelen actuar de extremo, casi siempre a pierna cambiada. Bruno Gama es el único que prefiere apurar línea y buscar el centro; diestro en el costado derecho, aunque sus goles en precampaña hayan sido producto de incursiones desde la izquierda. Las diagonales de los hombres de segunda línea serán un recurso fundamental para este Dépor, aún corto de referentes en punta.

Rubén y Andone, a buen nivel, a la espera de más competencia

Hay dos plazas para las que todavía se esperan refuerzos a solo dos semanas del arranque de la temporada. En la más despoblada, la de ariete, el Dépor contará en breve con la alternativa de Adrián, aunque se busca otro ariete de mayor producción anotadora. Bajo palos, el pinchazo con Alves ha ralentizado las operaciones. A falta de refuerzos, quienes ocupan la punta y la portería han destacado en verano.

Portería

Tyton, en el banquillo. Entre las dudas despejadas durante el Teresa Herrera estuvo la de las preferencias de Mel para la portería. El técnico eligió a Rubén por delante de Tyton, a quien el club busca salida. El gallego no tuvo que intervenir frente a un West Brom con diez que se metió atrás, pero ya había demostrado en anteriores citas que está preparado para el reto de ejercer de meta titular en su casa. También ha transmitido buenas sensaciones el fabrilista Francis, exprimiendo su envergadura y reflejos. El míster no lo ve todavía como alternativa para el once del primer equipo, pero lo considera uno de los futbolistas más prometedores del filial.

Punta

Mantener la progresión. Aunque tres dianas no son un llamativo bagaje a punto de concluir la fase preparatoria, el rendimiento de Andone ha dejado satisfecho al cuerpo técnico. Sin alternativa en la delantera, el rumano ha destacado por su movilidad y el trabajo constante en beneficio de la segunda línea. Asentado ya en Primera, se espera que mejore sus buenos números de la 2016-2017.

Votación
13 votos
Comentarios

Mel enseña su apuesta