El Madrid paga su pájara contra el Villarreal en La Cerámica

El equipo de Zidane desperdicia una buena primera parte que abrió con un tempranero gol de Mariano y cede un empate ante el conjunto levantino tras quedarse sin fuerzas en el segundo tiempo


Colpisa

Un Real Madrid lastrado por sus múltiples bajas se quedó sin fuerzas en La Cerámica y acabó cediendo un empate ante el Villarreal que emborronó la notable primera parte que completó el equipo de Zinedine Zidane. Los visitantes, que se adelantaron con un gol de Mariano en el suspiro inicial, jugaron con orden, sacrificio e intensidad mientras les duró el gas, pero fueron diluyéndose con el paso de los minutos e incluso pudieron claudicar de haber tenido algo más de fortuna el conjunto de Unai Emery en su acometida final.

Las lesiones y el coronavirus hicieron estragos en el once de Zidane, al que le faltaban tres piezas esenciales de su columna vertebral como Sergio Ramos, Casemiro y Benzema. Pero el Real Madrid alivió sus penas enseguida. Trazó Carvajal la diagonal desde la derecha, picó la bola al corazón del área y allí la cazó Mariano, que embocó a la red con la testa. Protestó el Villarreal la acción después de que el linier levantara primero el banderín por posible fuera de juego y la bajase en un santiamén. Comprensible quizás la confusión amarilla, pero en tiempos del VAR es imperativo seguir todas la jugadas, con independencia de las sensaciones o los deseos, por lo que pueda pasar. El ariete catalán ha marcado los mismos tantos, dos, en los 193 minutos que ha disputado entre la campaña pasada y la que está en curso que Jovic en los más de mil que ha pasado sobre el césped desde que viste de blanco. Una comparativa sangrante para el balcánico que invita a sopesar quién debe ser el primer recambio de Benzema. El gol dejó tocado al Villarreal, que echaba de menos un punto más de agresividad y orden en la presión para incomodar al Madrid, muy suelto con la pelota. Los laterales y extremos visitantes ofrecían amplitud por las bandas, con Kroos seguro como ancla y dos volantes pintureros que daban poso al despliegue del equipo de Zidane. Comparecía con una defensa de circunstancias el vigente campeón de Liga, pero el cuadro de Emery no la puso a prueba sino hasta bien avanzado el pleito, con un centro de Gerard Moreno y un cabezazo de Parejo que se marchó alto. El mundo al revés.

Notable puesta en escena del Real Madrid, que con una mezcla de suplentes y titulares recién salidos de la enfermería mejoró en concentración, actitud y esfuerzo hasta que se quedó exhausto. Cierto es que salvo el remate a la red de Mariano, apenas contabilizó la escuadra de Zidane llegadas de verdadera enjundia antes del entreacto, pero al menos recuperó algunas de las virtudes que le permitieron campeonar el curso anterior.

Hazard, sin brillo De haber tenido algo más de verticalidad, bien habría podido el Real Madrid matar el partido ante un Villarreal por entonces mortecino. Pero anda demasiado justo de colmillo y ambición el cuadro de Zidane para aprovechar ocasiones que en el pasado no dejaba pasar y acabó costándole caro. Ya había amenazado Gerard Moreno con un disparo desviado tras un pase de Trigueros que le dejó solo ante Courtois aprovechando una error en la salida de balón de Kroos cuando Emery decidió sacudir el árbol con un triple cambio de perfil ofensivo, mientras Zidane daba tregua a Hazard y Odegaard para alistar a Isco y Vinicius. El belga aportó esfuerzo pero no brilló en ataque. El noruego sigue algo timorato. En descargo de ambos hay que anotar que salían de la enfermería. Cuestión de que vayan rodándose porque el Madrid precisa de su finura y desborde para poder optar a los títulos.

Las variantes de los técnicos acabarían resultando determinantes. Porque el Villarreal creció con los relevos y el Madrid se achicó. Parejo estuvo cerca de poner las tablas, pero cruzó en exceso su latigazo. Pudo también doblar la renta Lucas Vázquez con un remate a la media vuelta, mas el esférico rozó en Pau Torres lo suficiente para evitar que el gallego vacunase a Asenjo. A esas alturas el choque era ya una moneda al aire porque el Madrid había cedido el control. Y una pérdida de Vinicius, de nuevo descontrolado, hizo que le saliese cara al submarino amarillo. El brasileño convirtió una posesión visitante en una contra local, con Chukwueze como conductor. Mala combinación para los intereses del conjunto de Zidane. Quebró el nigeriano a Courtois y el belga le arrolló en su precipitada salida. Penalti sin discusión que convirtió Gerard Moreno, pese a que el arquero le adivinó la intención. Empate justo a vuelta de los noventa minutos, con un Madrid de más a menos y un Villarreal que se movió en sentido contrario. Aún tiene mucho que trabajar Zidane para sacar a su equipo del hoyo en que anda metido, por mucho que las circunstancias no acompañen.

FICHA DEL PARTIDO

Villarreal (1): Asenjo, Mario Gaspar (Rubén Peña, min. 88), Albiol, Pau Torres, Pedraza (Estupiñán, min. 61), Iborra, Trigueros (Yeremi, min. 61), Parejo, Gerard Moreno, Moi Gómez (Kubo, min. 89) y Bacca (Chukwueze, min. 61).

Real Madrid (1): Courtois, Carvajal, Varane, Nacho, Mendy, Kroos, Modric, Odegaard (Vinicius, min. 65), Lucas Vázquez, Hazard (Isco, min. 65) y Mariano (Marco Asensio, min. 85).

Goles: 0-1: min. 2, Mariano. 1-1: min. 76, Gerard Moreno, de penalti.

Árbitro: Hernández Hernández (Comité de Las Palmas). Amonestó a Nacho y Kroos, por parte del Real Madrid, y a Yeremi, por el Villarreal.

Incidencias: Partido de la décima jornada de Liga, disputado en el Estadio de La Cerámica a puerta cerrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Madrid paga su pájara contra el Villarreal en La Cerámica