Iago López ya colidera la clase 49er en los Juegos de Tokio

Paulo Alonso Lois
Paulo Alonso ENVIADO ESPECIAL A TOKIO

DEPORTES

Lavandeira Jr

Un quinto puesto y un duodécimo permiten al barco español, patroneado por Diego Botín, igualar los puntos del británico, que va primero gracias al criterio de desempate

29 jul 2021 . Actualizado a las 09:55 h.

Demasiada tensión y una larga espera precedieron la confirmación del coliderato del 49er español en el ecuador de los Juegos de Tokio. El gallego Iago López Marra y el cántabro Diego Botín salieron del campo de regata de Sagami con los mismos puntos que el equipo británico, 18, que de forma provisional ocupa el primer puesto porque le supera en el criterio de desempate. Pero a continuación se encontraron con un problema en la driza, y luego se ralentizaron al pasar por el medidor a pesar sus chalecos. Resultado: entregaron el tracker, el dispositivo que permite seguir las posiciones de los barcos en el agua, ocho minutos tarde. Las explicaciones del equipo que entrena en bueuense Pepe Lis convencieron al comité de regata y el 49er español se libró de una penalización de un punto. Una medalla puede decidirse al final por ese margen. Así que resultó un alivio y López Marra y Botín superan ahora en la general por dos puntos a Dinamarca, por seis a Nueva Zelanda, el gran favorito gracias a sus seis títulos mundiales en la clase, y por ocho a Alemania. Esa es la foto fija que muestra la prueba después de que este jueves se recuperasen las dos mangas que no pudieron celebrarse el martes. Ya se han disputado seis, la mitad de las que se celebran antes de la medal race.

«Estamos donde queríamos estar al llegar al ecuador de la prueba, si nos hubiesen preguntado. Estamos peleando con todas las opciones», resumía el patrón, Diego Botín después de una jornada con menos viento del esperado, entre 10 y 15 nudos. Los partes anuncian días tranquilos para lo que queda de competición en Enoshima, al sur de Tokio.

López Marra y Botín remontaron en la primera de las dos mangas del día, que ganó el barco de Dinamarca, oro en el Mundial del 2017. «Fuimos de muy atrás [novenos], para adelante, y eso es muy positivo en una prueba con tanto nivel», resumió el regatista sonense sobre el quinto puesto que abrió la jornada. En la segunda regata, que ganó por sorpresa Brasil con el invencible barco neozelandés segundo, los españoles se vieron en un apuro. Un error les hizo caer muy pronto prácticamente al último puesto, pero se rehicieron para arañar una duodécima plaza parcial. Un resultado que ahora utilizan como descarte, pero que podría tener su importancia de cara a la clasificación final. «No siempre se acierta, pero a pesar del mal sabor de boca de la segunda regata, tenemos que estar contentos. Fallamos en una decisión de trasnochada en la popa y perdimos la vida y más, al vernos prácticamente últimos. Pero luego no sé cómo acabamos de duodécimos, cuando podíamos haber terminado de últimos perfectamente. Conseguimos puntos que al final de cara al campeonato pueden ayudar», concluyó Iago López.