Lalín pierde al erudito franciscano que estudió el Renacimiento

El padre Oro falleció ayer en Noia, y será enterrado esta tarde en el convenio de San Francisco de Santiago


Lalín se despertaba ayer con la noticia del fallecimiento de José García Oro. El erudito, nacido en A Veiga en el año 1931, moría a primera hora de la mañana en la residencia que los franciscanos tienen en Noia a los 87 años de edad. Fue velado durante la jornada de ayer en el compostelano convento de San Francisco, donde será enterrado esta tarde tras un funeral que dará comienzo a las 17.30 horas.

El padre Oro era doctor en Teología, Historia Eclesiástica y Filosofía y Letras, y tras su jubilación como docente en la USC, pasó a ser profesor emérito de Paleografía y Diplomática en la universidad compostelana. Es una referencia en los estudios sobre el Renacimiento, una etapa que estudió al completo: «Una de mis especialidades es el cardenal Gonzalo Jiménez de Cisneros, y publiqué cinco o seis libros sobre él en las universidades de Toledo, Granada, Alcalá y Canarias», declaraba en una entrevista en La Voz a finales del 2012. La España de los Reyes Católicos fue otra de las materias que investigó a fondo, haciendo de García Oro una referencia intelectual en el mundo hispánico.

Investigación sobre Lalín

Pero en toda una vida dedicada al estudio y la investigación, no podían faltar obras sobre su municipal natal: «De mi tierra, Lalín, tengo un librito sobre la Terra do Deza en la Edad Media», indicaba. Un trabajo incluido en una producción que superó los 75 libros y más de un centenar de artículos de investigación, con una brillante trayectoria que le deparó múltiples premios y reconocimientos. Humilde siempre, el franciscano señalaba tras recibir el premio Manuel Iglesias Grande,en Celanova: «Puedo decir que yo recibí cien veces más de lo que pude dar».

Pésame desde la corporación lalinense, que en el año 2008 le dedicó una calle de la localidad

Desde la corporación lalinense se expresaba ayer de forma pública, a través de redes sociales, el pesar de las distintas formaciones por la pérdida de un lalinense de primer nivel en el mundo de la cultura. El alcalde, Rafael Cuíña, lo hacía a través del perfil institucional del Concello indicando que fue «unha persoa admirada por moitos lalinenses», para añadir que «o Concello permanecerá atento á posible celebración de calquera cerimonia na súa honra en Lalín na que, en caso de ter lugar, habería representación institucional».

Por su parte, el popular José Crespo expresaba su tristeza al conocer el fallecimiento del padre Oro, «a quen sempre considerei un sabio da nosa época e unha eminencia no estudo e o coñecemento da nosa historia medieval. Vaise outro bo e xeneroso, dos irrepetibles», indicaba. También Cruz García hablaba de «unha gran perda para Lalín».

El padre Oro había dado la lección inaugural en la apertura del aula de la UNED en noviembre del 2007. Meses más tarde, ya en el 2008, la corporación municipal aprobaba dar su nombre a una de las calles de Lalín, cerca de la avenida de la Estación

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Lalín pierde al erudito franciscano que estudió el Renacimiento