santiago / la voz

Algo más de dos millones de mascarillas, exactamente 2.234.152, que es el universo de ciudadanos con derecho a voto que residen en Galicia, serán distribuidas de manera equitativa por los centros de votación con el fin de blindar las medidas de protección sanitaria frente al covid-19 durante la jornada electoral del 12 de julio. La Xunta intenta así garantizar que todos los electores tengan acceso a una mascarilla aunque no la traigan de casa, al tiempo que repartirá entre los colegios 40.000 botes de gel desinfectante y 45.000 pantallas faciales para el personal de las mesas, entre otro material diverso de protección. «Ir a votar el día de las elecciones va a ser completamente seguro», asegura Emilio de la Iglesia, coordinador de prevención designado por la Administración autonómica para los comicios del 12 de julio.

Tanto la Xunta como el Gobierno vasco, al igual que hacen las diferentes fuerzas políticas, están lanzando apelaciones constantes a la participación en estas las elecciones, ya sea ejerciendo el voto por correo (cuyo plazo para solicitarlo expiró el pasado jueves) o acudiendo el día 12 de manera presencial al colegio de referencia.

Al igual que se hizo en el País Vasco, cuyo Gobierno impulsó un plan de actuación para garantizar la seguridad sanitaria en los centros de votación, la Xunta aplicará su propio protocolo avalado por el comité clínico del Sergas y que el vicepresidente Alfonso Rueda trasladó hace dos semanas a los partidos.

El protocolo detalla que los locales de votación deberán estar «adaptados» a la situación generada por la epidemia de coronavirus, exhibiendo a los electores cartelería informativa para preservar su seguridad y señalizando los flujos de circulación por el interior de los colegios.

En la entrada de cada centro electoral habrá personal autorizado (miembros de Protección Civil y representantes de la propia Administración gallega) que se encargarán de dar indicaciones a los ciudadanos sobre cómo ejercer el derecho al voto. Además, si no traen una mascarilla de protección puesta, en ese momento serán conminados a colocarse la que se les dará, pues de lo contrario no podrán acceder al interior del edificio.

Hasta cuatro desinfecciones

Todos los centros de votación serán desinfectados antes de abrir las puertas por empresas de limpieza contratadas por los concellos o por la Xunta, pero siempre financiadas por esta última. Además, a lo largo de la jornada electoral se realizarán entre tres y cuatro desinfecciones en cada colegio, dependiendo del volumen de afluencia y del tamaño del censo asignado.

El protocolo de seguridad, explicó Emilio de la Iglesia, «reduce al máximo el contacto físico entre las personas» dentro del centro. A tal efecto, los electores que quieran acceder al espacio de privacidad de la cabina para recoger su papeleta, deberán saber que las cortinas de la puerta estarán descubiertas para evitar tocarlas. Tampoco será necesario entregarle el DNI a nadie a la hora de identificarse, pues bastará con depositarlo en una bandeja para verificar la identidad sin que nadie lo toque.

El protocolo recoge, por último, las prioridades de voto que deben recibir las personas de movilidad reducida o con necesidades especiales, a fin de que permanezca en los colegios el menor tiempo posible sin exponerse a riesgo alguno.

Las peticiones del voto por correo llegan a 76.907, casi el doble que hace cuatro años

El servicio de Correos admitió un total de 76.907 solicitudes para ejercer el voto por correo en las elecciones al Parlamento gallego del próximo 12 de julio sin necesidad de acudir al colegio electoral. La cifra supone un récord histórico del sufragio postal en Galicia, y casi duplica a los 46.000 electores gallegos que en las autonómicas de hace cuatro años se inclinaron por esta modalidad de voto.

Del total de 76.907 solicitudes de las que la sociedad pública informa en un comunicado, 67.975 fueron tramitadas de manera presencial en la red de oficinas postales y otras 8.932 se cumplimentaron mediante la novedosa vía telemática, inaugurada en estas elecciones vascas y gallegas, que permitía a los electores solicitar el sufragio desde la página web de Correos, mediante la firma electrónica, sin necesidad de salir de casa, pues los carteros fueron habilitados como fedatarios públicos para identificar a domicilio a los votantes e incluso para recibir y transportar el voto en sobre cerrado ya emitido.

El plazo para solicitar el voto por correo expiró el pasado 2 de julio. Los electores que cubrieron los impresos para votar por esta vía, recibirán en su domicilio la documentación electoral de mano del agente postal. En caso de no entregar en ese momento el voto ya emitido, podrán dirigirse a una oficina de Correos para depositarlo antes del viernes 10 a las 14 horas.

De los 76.907 demandantes del sufragio por correo, 67.102 ya han votado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Dos millones de mascarillas y 40.000 botes de gel para blindar la cita del 12J