Anova, el partido fundado por Beiras y Noriega, dirime su futuro en sus horas más bajas

Su portavoz, Antón Sánchez, asegura que la lucha sigue: «Está prohibido claudicar»


santiago / la voz

El BNG ya estaba en horas bajas cuando Beiras decidió hacer las maletas y dejar la organización en la que se había forjado como líder nacionalista. Y con él, jóvenes promesas de la política gallega como Martiño Noriega, Antón Sánchez o Alexandra Fernández. Pero la prueba del daño que la fractura de la asamblea de Amio le hizo al Bloque Nacionalista Galego fue que, hace cuatro años, cuando En Marea se colocó como primera fuerza de la oposición tras las autonómicas del 2016, el Bloque, con seis escaños, tuvo que desalojar su sede en el Pazo do Hórreo para dejársela al grupo del partido instrumental impulsado por quienes habían abandonado sus filas y representaban lo que, a raíz del 15M, se llamaba nueva política.

Para poner en marcha ese proyecto, Beiras y Noriega habían creado un nuevo partido, Anova, al que se pasaron la mayoría de los militantes del BNG que, siguiendo al histórico líder nacionalista, habían dejado el Bloque. El primer asalto se jugó en coalición con EU, con quien Anova formó Alternativa Galega de Esquerda. Luego, ya con Podemos en el tablero, surgió la coalición En Marea para las elecciones generales, y el partido instrumental del mismo nombre para las autonómicas. Anova fue siempre el enlace entre Pablo Iglesias y el nacionalismo gallego, hasta que las disputas internas de la formación en Galicia desgastaron hasta tal punto la marca, que a Podemos ya no le interesó como aliado en las generales del año pasado. La coalición se reeditó para el 12J, pero a última hora y sin puestos de salida para la formación de Beiras, que en más de una ocasión aireó en las redes sociales sus diferencias con el líder de Podemos.

La derrota del 12J deja a Anova, prácticamente, sin representación institucional. Con la marcha de Noriega, queda Rafa Sisto como alcalde de Teo y Alberto Lema como edil en A Coruña. En las elecciones municipales, muchos de los que habían abandonado el BNG decidieron regresar, y Alexandra Fernández es ahora una de sus diputadas electas.

La dirección de Anova se reunirá este sábado para analizar los resultados electorales y dirimir su futuro. Significativos militantes como el propio Lema o Antón Dobao reconocían en las redes sociales que los resultados habían sido «horrendos». Pero su portavoz, Antón Sánchez, asegura que la lucha sigue: «Está prohibido claudicar», dice.

Martiño Noriega achaca el éxito del BNG a que copió la estrategia de las mareas

R. Martínez / S. Luaña
Rafa Peña y Martiño Noriega tras la rueda de prensa en el Concello
Rafa Peña y Martiño Noriega tras la rueda de prensa en el Concello

En su despedida como concejal de Santiago aseguró que, tras la marcha del Bloque y la creación de Anova y las mareas municipales, «abrimos fiestras»

El veredicto de las urnas del pasado domingo se ha cobrado su primera víctima en las mareas. Martiño Noriega, que en el 2015 se hizo con la alcaldía santiaguesa al frente de la candidatura rupturista Compostela Aberta, dejará el ayuntamiento de la capital gallega. Aunque ya lo había decidido cuando hace un año perdió la alcaldía, la derrota electoral de la candidatura de la que él formaba parte en las autonómicas, Galicia en Común, aceleró su marcha.

En una rueda de prensa en la que explicó los motivos por los que había decidido dejar su acta de concejal en Santiago, Martiño Noriega subrayó que, aunque la decisión estaba tomada desde la pérdida de la alcaldía, se retrasó por cuestiones internas del grupo municipal de Compostela Aberta (donde está integrada Anova, su partido), pero reconoció que la derrota del domingo había acelerado el proceso. Pero negó que vaya a dejar la política.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Anova, el partido fundado por Beiras y Noriega, dirime su futuro en sus horas más bajas