Sánchez prepara el terreno para capitalizar las movilizaciones feministas del 8 de marzo

El presidente del Gobierno hace un llamamiento a la España «cabal y moderada» de cara a las próximas elecciones generales


Pedro Sánchez ya calienta motores para las movilizaciones feministas del próximo 8 de marzo, uno de los grandes trampolines que prevé usar de cara a las elecciones generales del 28 de abril. Este sábado ha acusado en un acto de partido en Madrid a las tres formaciones de derecha que representan PP, Ciudadanos y Vox de pretender hacer de las mujeres «ciudadanas de tercera».

En la clausura de la convención que el Partido Socialista Europeo (PES) celebra desde el viernes en la capital española, Sánchez ha dirigido sus dardos especialmente contra Ciudadanos, un partido que, en su opinión, ya no es ni siquiera liberal y a quienes ve «vacíos de principios y llenos de oportunismo», recoge una información de Efe. Con Podemos inmerso en una gran crisis orgánica e incapacitados para movilizar a su gente, robar voto a Ciudadanos y ampliar espacio ala derecha se ha convertido en la gran obsesión del presidente del Gobierno de cara a los próximos comicios.

Ante la amenaza de que las tres derechas gobiernen y hagan retroceder a España y los derechos de las mujeres, Sánchez ha subrayado la necesidad de que, en las próximas elecciones generales, no solo se movilicen los ciudadanos de izquierda, sino la España «cabal y moderada que quiere un país que conquiste su futuro».

«¡Os pido movilización, movilización, movilización! ¡Somos muchos más que aquellos que lo único que quieren es involucionar! ¡Nos tenemos que movilizar todos, cada voto irá a favor del progreso y la abstención a favor de una España de hace 40 años a la que no queremos volver!», reclamó el candidato socialista. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Sánchez prepara el terreno para capitalizar las movilizaciones feministas del 8 de marzo