La ministra de Exteriores asegura que Guaidó es «a la vez» presidente encargado y líder de la oposición

Álvarez de Toledo atribuye el «viraje» del PSOE en política exterior a que Podemos «está fagocitando» al Ejecutivo

Arancha González Laya, este jueves, en la sede de Naciones Unidas
Arancha González Laya, este jueves, en la sede de Naciones Unidas

Nueva York / E. La Voz

«El señor Guaidó es dos cosas a la vez». La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, asumió este jueves en la sede de Naciones Unidas en Nueva York la nueva estrategia de Pedro Sánchez de calificar al venezolano Juan Guaidó como «líder de la oposición» al Gobierno de Nicolás Maduro. Lo hizo, no obstante, matizando que también sigue siendo válido el calificativo de «presidente encargado» que el propio Gobierno socialista reconoció en una declaración institucional el 4 de febrero del 2019 y que, según González Laya, fue un título hecho «a medida de la situación».

«Más allá de la terminología, buscamos consensos y ayudar al pueblo venezolano», declaró González Laya en un encuentro con la prensa, tras su debut ante el Consejo de Seguridad de la ONU, donde habló sobre la justicia transicional en situaciones de posconflicto. La nueva responsable de Exteriores evitó aclarar el porqué de ese doble calificativo ante la insistencia de los periodistas.

González Laya llegó el pasado miércoles a Nueva York en medio de la polémica por la escala en el aeropuerto de Barajas de la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez. Un episodio respecto al cual echó balones fuera, al puntualizar que, cuando ocurrió, ella se encontraba en Bruselas atendiendo el Consejo de Asuntos Exteriores de la UE.

La primera visita a Estados Unidos de la ministra no incluyó parada en Washington. Sin embargo, González Laya quiso puntualizar que no negociará con la Casa Blanca aumentar su presencia militar en las bases de Morón y Rota a cambio de que se levanten los aranceles a productos españoles impuestos en octubre por Donald Trump. Su primer encuentro con el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, tendrá lugar este fin de semana en el foro de Seguridad en Múnich, tras la conversación telefónica mantenida entre ambos la pasada semana. González dejó todo el peso del avance de las relaciones de España con EE.UU. en manos de los reyes, ya que, por el momento, son los únicos invitados por Trump. La ministra confirmó que se trasladará a Washington unos días antes para preparar la visita del 21 de abril de los monarcas, de la que espera sacar «resultados concretos».

Reacción de Pablo Iglesias

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, se mostró este jueves encantado con la «obsesión» que, a su juicio, tiene la derecha española con Venezuela. De persistir en esta actitud, auguró el líder de Podemos, «habrá Gobierno progresista para unos cuantos años».

Iglesias respondió así al ser preguntado sobre si el Gobierno ha cambiado de criterio respecto a Venezuela. «La posición sobre esta cuestión la marcan el presidente del Gobierno y la ministra de Exteriores, y yo no hago ningún matiz a lo que diga el presidente», subrayó Iglesias. 

«Violento viraje»

Por su parte, Cayetana Álvarez de Toledo, denunció este jueves el «violento viraje» del jefe del Ejecutivo respecto a Venezuela y recalcó que este cambio de estrategia rompe la trayectoria y la tradición del PSOE. En su opinión, se trata de una «traición a los demócratas». La portavoz del PP en la Cámara Baja considera como «hipótesis» que ese cambio de posición con Venezuela esté relacionado con la entrada de Podemos en el Ejecutivo. «Podría ser que Podemos esté fagocitando al Gobierno y a sus políticas», diagnosticó.

En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, Álvarez de Toledo criticó que el presidente del Gobierno llamase en sede parlamentaria a Juan Guaidó «líder de la oposición» y no presidente encargado de Venezuela y resaltó que ese precisamente es el «lenguaje que utilizan Podemos, el régimen chavista y Zapatero». En este sentido, la portavoz conservadora advirtió a Sánchez de que «cuando degrada a Guaidó, se degrada a sí mismo y la posición de España en el mundo» que, según destacó, tiene que ser de defensa de las libertades y los derechos humanos.

La dirigente del PP aprovechó la crisis abierta por la cita nocturna en Barajas de José Luis Ábalos con Delcy Rodríguez para subrayar las discrepancias de la actual política exterior del PSOE con la que en su día definió el también socialista Felipe González. La portavoz parlamentaria recordó, en este sentido, que dentro del Partido Socialista «hay gente que ha defendido muy activamente la causa de la democracia» como el expresidente Felipe González

La UE descarta intervenir

Por su parte, la Unión Europea volvió a descartar que haya razones para investigar el tratamiento que dio España a Delcy Rodríguez y sobre cómo aplica España las sanciones impuestas a nivel europeo, según indicaron este jueves fuentes comunitarias. «No creemos que haya que hacer ese análisis conjunto de cómo los Estados miembros aplican las sanciones. Francamente, lo que ha ocurrido en Madrid no creemos que sea suficiente para hacerlo», señalaron.

Los Estados miembros mantienen por unanimidad medidas restrictivas contra autoridades venezolanas por su papel en la represión interna del país, entre ellas Delcy Rodríguez, y son los propios países los que deben velar por su cumplimiento (en el caso de España, el Ministerio de Exteriores).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La ministra de Exteriores asegura que Guaidó es «a la vez» presidente encargado y líder de la oposición