Casado no quiere poner en peligro sus expectativas con otra foto de Colón

Ramón Gorriarán MADRID | COLPISA

ESPAÑA

EDU BOTELLA | EUROPA PRESS

El líder del PP acude a la protesta contra los indultos en medio de las dudas internas y sin el parapeto de sus barones moderados

13 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El PP prepara la puesta en escena de Casado en la concentración de hoy en la plaza de Colón de Madrid para protestar contra los indultos a los líderes del procés. Pero también con incertidumbre sobre el acierto político de la presencia de su líder en un acto que Vox aspira a capitalizar, y en el que no contará con el abrigo de sus barones moderados.

Lo que iba a ser una protesta para calibrar el tamaño de la respuesta de la oposición a Sánchez lleva camino de ser un pulso entre las fuerzas de la derecha. El PP está sumido en un mar de dudas sobre la conveniencia de que Casado esté en el acto, aunque sea en segundo plano. Un dato que vendría a confirmar ese desasosiego es que el propio líder del PP evitó ayer cualquier referencia a la protesta de Colón durante un acto en Cartagena con alcaldes de su partido. Nadie llamó a las bases populares a sumarse a la protesta, que hubiera sido lo normal de tener las ideas claras. Otra pista del escaso entusiasmo es que el partido no ha fletado los autobuses que suele contratar para movilizar a los suyos. Todo lo contrario que Vox, que ha tocado a rebato para abarrotar la plaza de Colón.

La protesta convocada por la plataforma Unión 78, cuyas caras más conocidas son Rosa Díez, Fernando Savater y María San Gil, pilló al PP a contrapié. La idea de los populares era impulsar «una revolución silenciosa» con mociones en los 8.000 ayuntamientos del país, iniciativas en los parlamentos autonómicos y una ofensiva en el Congreso. Una respuesta institucional, «no en las calles», que buscaba dividir las filas socialistas, decían en la dirección popular.