«Eso de 'si me duele la rodilla, es que va a llover' es cierto»

Javier de Toro, que ejerce en el CHUAC, es optimista con el avance de los tratamientos pero insiste en que el objetivo principal para los expertos es la prevención.

.

Un reumatólogo es un médico internista que se dedica al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato locomotor, constituido a su vez por el conjunto de huesos, músculos y articulaciones. Pero muchos pacientes desconocen todavía el término y lo asocian con el reuma, una enfermedad que se relaciona con los huesos y se vincula a pacientes de edad avanzada. Javier de Toro, jefe de la Unidad de Reumatología del CHUAC, explica que se encargan de diagnosticar y tratar las enfermedades que alteran el cartílago ( la artrosis es la más prevalente), las artritis (problemas articulares causados por la inflamación de la sinovial), las miopatías (alteraciones del músculo) y las alteraciones del tendón. «Cuando se dice que alguien tiene reuma pues es que sufre alguna de estas enfermedades -explica-, que son las que nosotros estudiamos»

 Las causas de toda esta larga lista de nombres que hasta ahora se guardaban en el cajón del reuma puede ser inflamatoria o autoinmune. Este segundo grupo, en el que el cuerpo ataca a su propio sistema inmunitario, es uno de los grandes retos del nuevo siglo.

-¿Todavía hay gente que no sabe si tiene que ir al reumatólogo o al traumatólogo?

-Es cierto, porque somos profesionales que estamos dedicados casi a los mismos pacientes. Hay una parcela muy común entre los dos. Es como el cardiólogo y el cirujano cardíaco. A veces para dar soluciones estamos igual de capacitados, pero ellos tienen un plus, que es la intervención. Cuando un problema no se soluciona de forma médica, con medidas generales, con medicamentos, pues hay que hacer una intervención. El límite entre ambas áreas es muy difícil de establecer, porque mantenemos pacientes muy similares. Es un tema que debemos de abordar, porque no es bueno que un paciente no sepa a dónde se tiene que dirigir. Supone un circuito de inquietud continua, y es una deuda que tenemos pendiente. Estamos haciendo un gran esfuerzo en clarificar c´´omo debe ser la atención al paciente en estos casos: cuándo debe ser visitado por el traumatólogo o por el reumatólogo .

-Galicia es una comunidad que siempre ha estado asociada al reuma, ¿hay más incidencia que en otras partes?

-No es cierto que la incidencia aumente en nuestra comunidad por el tema del clima. Puede haber más casos por temas medioambientales, como el componente genético o los estilos de vida que son fundamentales... También influye el tema del tabaco, el ejercicio físico y la dieta. Si hay una zona donde hay más sobrepeso se va a notar. Podemos afirmar que los problemas reumáticos son más frecuentes en fumadores, porque al inhalar el tabaco alteramos la morfología de nuestras células y proteínas, y eso hace que puedan volverse antigénicas con lo cual se puede desarrollar una enfermedad autoinmune. El comportamiento de las enfermedades y los tratamientos son peores en los fumadores. Y la dieta también es muy importante. La clave es comer poco de mucho. Y la actividad física es importante.

-¿Y la capacidad de predecir el tiempo con las articulaciones, que también es muy gallega?

-(Jajaja). Pues es cierto, porque la articulación tiene una rara habilidad, es un buen barómetro y cuando está dañada mucho mejor. Un cambio de tiempo viene precedido por un cambio de presión, y estos cambios las articulaciones dañadas los detectan muy bien. Eso de que «me duele la rodilla, dentro de dos días va a llover» es cierto.

-¿Por qué asistimos a un aumento tan grande de las enfermedades autoinmunes?

-Pues porque no somos ajenos ni a lo que respiramos, ni a lo que comemos, ni a las sustancias con las que estamos en contacto. Este despunte puede ser, por una parte, porque estamos más pendientes de los pacientes, pero también puede estar aumentando la incidencia. Puede haber una predisposición genética para una enfermedad, pero tiene que aparecer algo alrededor que facilite y que encienda esa mecha. Lo que creemos que puede encenderla son factores como la exposición solar, los rayos ultravioletas, las infecciones, los virus, algunos tipos de alimentos, el tabaco, o tóxicos como artículos de limpieza. Por eso es tan importante el mantenimiento medioambiental, porque nos esta afectando en la salud.

-Las enfermedades autoinmunes afectan más a las mujeres.

-Sí, siempre afectan más a las mujeres. La relación es muy alta en todas las enfermedades reumatológicas, excepto en la espondilitis anquilosante. Esto suele ser porque la mujer tiene mayor capacidad de aguante, por eso llega a una situación más comprometida. La queja del caballero suele ser pronto, y las cosas se ven antes. Es un tema de actitud, y es importante. Hay una diferencia de género en cuanto a las manifestaciones y al abordaje de las mismas.

-Se ha dicho también que enfermedades como el lupus tienen un alto componente psicosomático.

-El componente psicosomático influye... ¡pero cómo no va a influir a nivel anímico! Hay que tener en cuenta que estas son enfermedades crónicas, y en el caso del lupus, por ejemplo, afecta mucho a mujeres jóvenes. Si tienes en cuenta que a nadie le apetece tener una enfermedad, pues tu imagínate una chica de 18 o 20 años a la que le diagnosticas una enfermedad crónica que supone estar esclavo de unas normas para toda la vida. Que empieza a tomar tratamientos que pueden tener efectos adversos.... Por la cabeza de los pacientes pasa de repente todo su proyecto de vida. Tenemos pacientes con artritis psoriásica: ¿cómo no les va a afectar si hasta hace muy poco si querías ser policía no podías si tenías algo de psoriasis visible? La vida es dura, así que las expectativas con una enfermedad de este tipo son peores.

-¿Cómo afectan a la vida diaria?

-El 50 por ciento de los problemas de bajas tienen que ver con enfermedades reumáticas de estas que hemos comentado. El problema es que siempre se apunta al discapacitado y no pensamos en positivo. Si una persona tiene una limitación ya nos lo queremos sacar de en medio, darle una minusvalía y listo. Es un desafío para toda la sociedad, la persona tiene que ser útil en la vida, lo que no podemos es estar aumentando la bolsa de pacientes. Hay personas que a lo mejor no pueden hacer unas cosas, pero lo que hay que pensar es que pueden hacer otras.

-¿Y los tratamientos, hacia dónde van?

-Estamos ganando muchísimo en cuanto a pruebas complementarias para el diagnóstico. Antes todo esto tardaba mucho y ahora casi puedes anticiparte a la existencia de la enfermedad. Si tu tienes una molestia vaga, con una simple exploración y algún marcador lo tienes claro. El objetivo principal hoy en día es la prevención. En breve vamos a ser capaces de adaptar el tratamiento que le va mejor a cada persona con un análisis genético. Estamos buscando los biomarcadores para poderle ofrecer a cada paciente lo que necesita, es la medicina personalizada. Pero es muy importante rentabilizar todo y para eso hay que insistir en la prevención ¿qué podemos hacer para evitar en lo posible desarrollar una enfermedad?

-Las terapias biológicas están revolucionando el panorama, pero también conllevan polémica.

-Las terapias biológicas son un cambio sustancial porque mejoran la eficacia, pero no están exentas de problemas. Eso lo tenemos que valorar con el paciente en cada etapa de su enfermedad. Pero lo importante es que ahora los médicos hemos aprendido que no tenemos que practicar aquello de «voy a esperar porque igual después lo voy a necesitar». Hay que estar bien, cuanto antes mejor, que no haya daños y que no queden secuelas. Tenemos que ser dinámicos con los tratamientos y si no te funciona te cambiamos, porque cada año están saliendo cosas nuevas. Un reumatólogo que no haya tocado un libro en 15 años no puede ser operativo.

En este momento estamos en la búsqueda de biomarcadores, pero también ofrecemos los tratamientos clásicos, que no tienen por qué ser malos. Tienen la ventaja de la experiencia, los conocemos bien y son seguros.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

«Eso de 'si me duele la rodilla, es que va a llover' es cierto»