Javi Martín y su trastorno bipolar: «Mis familiares prefieren que yo esté en la fase depresiva a la fase maníaca»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

SALUD MENTAL

Javi Martín se hizo popular en la década de los noventa presentando el programa de televisión Caiga quien caiga junto a El Gran Wyoming. Actualmente se dedica al teatro.
Javi Martín se hizo popular en la década de los noventa presentando el programa de televisión Caiga quien caiga junto a El Gran Wyoming. Actualmente se dedica al teatro.

El famoso presentador de «Caiga quien caiga» ha sido ingresado dos veces en hospitales psiquiátricos por su trastorno y dice que hoy está mejor que antes de padecerlo

09 oct 2022 . Actualizado a las 15:56 h.

Cuando Javi Martín saltó a la fama, en la década de los noventa, presentando el programa de televisión Caiga Quien Caiga junto a El Gran Wyoming, nadie, ni siquiera él mismo, se imaginaba que unos veinte años después habría de pasar por dos ingresos psiquiátricos tras alternar episodios de manía (o, como él la llama, «elevación») y depresión. Tampoco podía imaginarse que uno de estos momentos depresivos lo fuera a llevar a la barandilla de la terraza de su casa, un quinto piso desde donde estuvo a punto de lanzarse al vacío para ponerle fin a su sufrimiento y acallar a la voz de su cabeza que día y noche sin treguas le repetía: «Tírate».

Ahora, a diez años de ese punto de quiebre que lo llevó, finalmente, a iniciar un tratamiento psicoterapéutico, Martín habla con franqueza y humor de un problema que, en los momentos eufóricos de «elevación», le ha costado entender como tal: el trastorno bipolar. Acaba de publicar Bipolar y a mucha honra (Espasa), un libro en el que se abre y cuenta desde adentro cómo es ser bipolar: lo malo, sí, pero también lo bueno, las sensaciones y sensibilidades que adquirió a través del trastorno. El tono desenfadado del relato hace que la problemática se sienta cercana, pero no pesada: el trastorno bipolar es algo con lo que Martín asegura vivir perfectamente, incluso mejor que antes del diagnóstico; de ahí el nombre del libro y de ahí que este sea su mensaje: «Me río de mi trastorno para que él no se ría de mí». En diálogo con La Voz de la Salud, Javi Martín revela lo importante que ha sido para él este poder transformador del humor.

—Cuando uno lee el libro, hay muchas partes en las que acaba riendo por la forma en la que las anécdotas están narradas. ¿Qué te llevó a escribir sobre tu trastorno en clave de humor?

—Es que no podía hacerlo de otra manera porque toda mi vida, el humor ha ido conmigo. Toda mi vida, desde antes del trastorno. Yo me he reído de todo lo que me ha pasado en mi vida, con mis amigos, nos hemos reído siempre hasta de los dramas más terribles, cuando ha pasado un tiempo. Porque la comedia es drama más tiempo. Una vez que miras las cosas con distancia te puede reír con ellas. Y yo ese libro lo he escrito como yo soy, intentando desdramatizar y desestigmatizar. Hay muchas creencias sobre los trastornos mentales que, efectivamente, tienen su parte crítica, porque es doloroso en una etapa del trastorno, hasta que se sabe lo que se tiene. Pero una vez que ya has entendido lo que te pasa y pones remedio, te tomas tu medicación, vas a terapia con psicólogos y psiquiatras, las cosas mejoran muchísimo y se puede llegar a llevar una vida completamente estable en muchísimos casos. Quiero sobre todo mandar el mensaje de que se supera el momento de la depresión. En mi caso, yo llegué hasta casi quitarme la vida. Pensé que no iba a salir de aquello jamás y por eso pensaba en el suicidio, porque no podía soportar ese dolor. Entonces quiero dar un un poco de luz a todas esas personas que están pasando por ahí y decirles que se sale y que eso es un tiempo de la vida que termina en algún momento.

—Cuentas que en ese momento, cuando estabas en la barandilla a punto de saltar, no lo hiciste porque pensaste en tu pareja y no quisiste hacerle daño. Pero ¿qué te ayudó a finalmente volver a ver esa luz y salir de ese lugar?