Un chapuzón al pie del túnel romano de Montefurado

El entorno de la antigua explotación aurífera del Sil sirve de improvisada zona de baños

Bañistas al pie del túnel romano de Montefurado, en Quiroga
Bañistas al pie del túnel romano de Montefurado, en Quiroga

Los múltiples atractivos de la Ribeira Sacra dejaron hace tiempo de ser un secreto compartido por unos pocos. El tirón turístico de la zona va en aumento y no parece resentirse ni siquiera de un verano condicionado por la pandemia. Siempre hay algo que descubrir en sus apartados rincones: vestigios de su rico patrimonio monumental y etnográfico, espacios de alto interés ecológico o, simplemente, un lugar tranquilo en el que darse un chapuzón. Los bañistas de la foto combaten el calor en las aguas del Sil al pie mismo del túnel romano de Montefurado, próximo a la N-120 a su paso por el municipio de Quiroga.

La comarca de Quiroga se caracteriza por poseer el que seguramente es el mayor conjunto de explotaciones mineras auríferas de la época romana en Galicia. Con la salvedad del túnel de Montefurado, este patrimonio hasta ahora ha sido aprovechado de una forma bastante limitada en el aspecto turístico. El túnel romano fue excavado para desviar el cauce y poder cribar sus arenas, mezcladas con el oro arrastrado por las aguas desde los yacimientos de Las Médulas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un chapuzón al pie del túnel romano de Montefurado