«El objetivo de bajar la velocidad es antes o después cobrar por las autovías»

José Fernández, vicepresidente de Tradime, cree que reducir los límites no evitará accidentes y propone medidas tecnológicas en los vehículos


lugo / la voz

José Fernández es vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Transportes Discrecionales (Tradime) fundada en Lugo en 1977, y propietario de Transfercas. Si la medida del Gobierno para reducir la velocidad de 100 a 90 en las vías convencionales modificará los tiempos de viaje de los conductores de turismo, más incidencia tendrá en los transportistas, que no podrán sobrepasar los 80 kilómetros por hora. Este empresario duda de la eficacia de una medida de la DGT para frenar la sangría de las carreteras.

-¿Cómo valoran el cambio que se aplicará desde el 29 de enero?

-Pues de entrada para nosotros supondrá una merma importante en los tiempos de viaje. Creo que no es la medida más efectiva para reducir los accidentes, no es la solución real.

-¿Cuáles serías las medidas que proponen para reducir accidentes?

-Pues por ejemplo eliminar puntos negros, mejorar la conservación de las carreteras... cualquiera menos reducir velocidad en carreteras como el corredor de Nadela a Monforte, donde se va a perder competitividad, hará más largos los viajes y generará colas de caravanas de vehículos.

-Pero se evitarán accidentes.

-O no, dependerá de la vía. Por ejemplo si se generan caravanas de vehículos se pueden tomar decisiones de adelantamiento arriesgadas. Nosotros, los transportistas, y sucede igual con los conductores de turismos, cuando vamos a una velocidad muy baja, tendemos a cansarnos y no aguantamos ir detrás de vehículos mucho rato. Además, si circulas más lento te confías más, crece la apatía y dejas de prestar tanta atención a la carretera. Creo que hay otras medidas que ayudarían a evitar accidentes, no solo la conservación de las vías. Hay ya tecnología suficiente para poner inhibidores de móviles o limitaciones en los velocímetros. Los accidentes en las carreteras secundarias se producen más por despistes que por exceso de velocidad

-Entonces por qué cree que se toma la medida de reducir de 100 a 90 por hora.

-El objetivo, antes o después, es implantar la viñeta, que pagues por usar la autovía, que no te compense viajar por carreteras convencionales. Es una medida disuasorio. Tarde o temprano acabarán cobrando. El problema surge cuando hacemos recorridos donde no hay alternativa. En ese sentido, Lugo pierde en sus viajes interiores de Galicia. Ir a Ourense o a Santiago si ya era complicado, ahora será una odisea. Y en otros recorridos nos veremos obligados a pagar la autovía o la autopista. Por ejemplo, si bajas hacia León por la A-6 y te cobran, no existe alternativa ya de N-VI. O ir de Ferrol a Vigo está obligado a hacerlo por la AP-9, de las más caras de España.

-¿Modificará este cambio sus maneras de afrontar el trabajo diario?

-Nosotros estamos condicionados a no realizar más de nueve horas diarias. Si te pasas un minuto, ya hay una sanción. Está claro que bajar de 90 a 80 por hora suponen 10 kilómetros menos que alargará los tiempos de viajes que estamos haciendo y pueden aumentar el riesgo de sanciones. Si se mantiene el ritmo actual, te puede pasar que te quedes con el camión parado en O Corgo, por ejemplo, a 10 minutos de tu casa. No sé, habrá que verlo, pero si un viaje actual de Lugo a Ourense dura entorno a las dos horas o incluso algo más, si circulamos a 80 por hora aumentará el tiempo, con lo que a lo mejor un camionero que hacía dos viajes de ida y vuelta entre ambas ciudades, ahora no podrá hacerlo o estará muy cerca de incumplir la norma de superar las nueve horas.

«Si la AP-9 fuese más barata iríamos a Santiago por ella y bajarían los accidentes en las nacionales»

José Fernández considera que si el actual viaje de Lugo a Ourense o a Santiago ya es complicado, califica de «odisea» cuando tengan que circulan a 80 por hora Cree que la medida no favorece para nada a Lugo al carecer de vías rápidas por el interior.

-¿Por dónde circulan los transportistas de Lugo que quieren ir a Ourense o al norte de Portugal?

-Circular por la N-540 por Chantada era un escándalo. Ahí constatamos accidentes por culpa del mal estado de la vía. No se entiende que dos capitales de provincia no tengan una alternativa de carretera rápida. Se hacen más kilómetros por el corredor de Monforte aunque es más corto en tiempo, pero con el cambio de velocidad no sé si compensará el viaje y a lo mejor se regresa a la nacional. El corredor tiene zonas cortas de carril de aceleración para adelantar, pero como un camión vaya cargado, no supera los 40 por hora en una subida y causa retenciones. También es posible que algún conductor decida volver a la vieja carretera autonómica.

-¿Y a Santiago, que carretera prefieren utilizar?

-La A-54 y la N-547 casi nadie la usa. Y por la AP-9 casi ningún camión va, salvo los de mercancías peligrosas, porque no es viable económicamente. Casi todos vamos ir por la N-634 por Teixeiro, cuya carretera ha incrementado el tráfico. Si la autopista fuese más económica o gratuita, se evitaría la circulación por las nacionales y se reducirían los accidentes. Es evidente que siempre que exista una autovía se evitará circular por una carretera vieja.

-¿Y de Lugo hacia Asturias se elige la A-8?

-Sí que hay transportistas que usan la N-640 por Meira porque son menos kilómetros y ahora está bien asfaltada.

«Habrá caravanas en el corredor y crecerá la apatía

y el despiste del conductor»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«El objetivo de bajar la velocidad es antes o después cobrar por las autovías»