Ómicron, nueva variante de preocupación

María del Mar Tomás Carmona MICROBIÓLOGA DEL HOSPITAL A CORUÑA, INVESTIGADORA DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN BIOMÉDICA (INIBIC) Y PORTAVOZ DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS Y MICROBIOLOGÍA CLÍNICA (SEIMC)

OPINIÓN

DADO RUVIC | Reuters

30 nov 2021 . Actualizado a las 09:34 h.

Investigadores internacionales han descrito una nueva variante del SARS-Cov-2 perteneciente al linaje genómico B.1.1.529. Presenta 55 mutaciones en todo su genoma, de las cuales 32 en la proteína de la espícula o proteína S. El primer caso detectado de dicha variante fue descrito el 12 de noviembre y hasta el momento, se han confirmado casos en Sudáfrica, Hong Kong, Botsuana, Israel y varios países europeos: 13 en Países Bajos, 13 en Portugal, 2 en Dinamarca, 2 en el Reino Unido, y uno, respectivamente, en España, Alemania, Bélgica, Italia y la Republica Checa. Según el sistema de denominación utilizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la variante se identificará como variante Ómicron. Las instituciones sanitarias europeas y españolas han actuado implantando medidas de control de fronteras con Sudáfrica y Botsuana y estableciendo cuarentenas y PCR de confirmación.

En principio dicha, variante podría ser detectada con técnicas de biología molecular que permitan amplificar varios genes o dianas moleculares. Sin embargo, se requieren estudios que determinen el impacto de dichas mutaciones en la detección rápida del virus mediante test de antígenos u otras técnicas rápidas.

La transmisión y patogénesis deben confirmarse mediante ensayos de laboratorio para determinar su ventaja competitiva viral respecto a otras variantes. Resultados preliminares podrían indicar una mayor capacidad de transmisión, pero no de virulencia, especialmente en pacientes vacunados.