La ilusión de Antonina, a sus 83 años: «A vacunarme vine sin miedo»

El Sergas citó este lunes a 800 mayores de la provincia para recibir la primera dosis contra el covid-19

Antonina Martínez, vecina de Carballeda de Avia que se vacunó contra el covid-19
Antonina Martínez, vecina de Carballeda de Avia que se vacunó contra el covid-19

ourense / la voz

«Estoy igual que siempre», decía Martina Iglesias, de 88 años. Su hijo Alfredo la acompañó este lunes al centro de salud de A Ponte, en la ciudad, para que recibiese la primera dosis de la vacuna contra el covid-19, y bromeaba con que a él, por edad y apellido, aún le queda lejos. «Hasta los García falta un trecho», explicaba.

Hasta cuatro centros de salud de la capital, así como los de cabeceras comarcales como Verín, O Barco de Valdeorras, Viana do Bolo, Maceda, Bande, O Carballiño, Xinzo de Limia y Ribadavia, abrieron hoy el camino a la futura inmunización de los más mayores de la provincia. Álvaro Carrera, sanitario en Valle Inclán, agradecía la disposición de los citados «porque en moitos casos atópanse ante profesionais que non coñecen e é xente que está moi acostumada á confianza co seu médico de cabeceira ou o enfermeiro de sempre». No es un detalle menor. En el centro de salud donde trabaja Carrera se atendió este lunes a unas cien personas y algunas se desplazaron por su cuenta. «Todos os que fan o esforzo de vir facilitan o avance da campaña. É un detalle que se agradece moito», señalaba.

Martina Iglesias y su hijo Alfredo, en el centro de salud de A Ponte
Martina Iglesias y su hijo Alfredo, en el centro de salud de A Ponte

En Ribadavia, mientras tanto, medio centenar de vecinos de la comarca acudieron a su cita en horario de tarde. Pilar González, enfermera de los grupos de vacunación organizados por el Sergas en el área sanitaria, confirmaba que el primer día tiene un punto de episodio piloto. «Te toca ponerte a tono para ver dónde vas a trabajar y entender la distribución de los espacios», razonaba. En el exterior, ayudaron los miembros de Protección Civil del municipio para evitar colas en las proximidades del recinto sanitario, al que acudieron vecinas de Carballeda de Avia como Antonina Martínez. Para ella, la jornada del lunes no era muy diferente a la de un día de campaña contra la gripe, y a eso se agarraba para explicar que «en mi familia nos hemos vacunado siempre, y me lo tomo con toda la alegría del mundo».

A sus 83 años, contó con la ayuda de su marido para desplazarse desde la parroquia de Muimenta hasta la capital de O Ribeiro. Aunque a él, por ahora, le toca esperar unos días más. «A vacunarme vine sin miedo, aunque a mi marido aún le faltan unas letras», decía Antonina. Porque al igual que Alfredo García, en la ciudad, él aguarda el turno de la G, por ser González. «Ya se ha avanzado desde la H. Y eso que, al principio, cuando vimos la lista de las personas convocadas, dijimos: ‘Madre mía, cuántos Hermida hay en Ribadavia'», cuenta riendo Pilar González.

A ella le tocó hacer algo de pedagogía con los citados. Aguardar en reposo unos 15 minutos tras la vacuna es imprescindible, tanto como dejarse el miedo en la entrada. A partir de hoy, en Ribadavia se elevará el ritmo de vacunación a mayores de 80 en comparación con la jornada previa. «Y hay mucha gente a la expectativa», dice Pilar. Y Antonina, que ya ha dado el primer paso, espera el segundo: «¡Mucha salud a todos y que valga de algo!».

Isaac Rodríguez vive en O Barco de Valdeorras
Isaac Rodríguez vive en O Barco de Valdeorras

Quien sigue esperando es Isaac Rodríguez. Este lunes salía del centro del salud de O Barco, pero no con la primera dosis. «Empezando pola H, aínda tardarán en chamarme», decía. Eso sí, tenía claro que no faltará a la cita. «Vacinaríame as veces que fixera falta, oxalá me chamen pronto, porque o becho segue por aí, así que canto antes nos poñan a vacina, mellor», contaba el hombre, de 83 años y natural de Vilariño de Conso, que hace 15 que vive en O Barco.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La ilusión de Antonina, a sus 83 años: «A vacunarme vine sin miedo»