Hundir la flota

PONTEVEDRA

CAPOTILLO

El veto de la UE a la pesca de fondo amenaza a puertos como Marín con un previsible impacto laboral y económico que puede ser el tiro de gracia para el sector

03 oct 2022 . Actualizado a las 07:59 h.

Marín, como otros puertos del norte de España, se ha sumado a la demanda suscrita por el sector pesquero, los sindicatos, las instituciones (en nuestro caso, la Xunta de Galicia) y la sociedad civil para exigir que la Unión Europea revise la decisión de imponer 87 áreas de veda a la pesca de fondo que, entrará en vigor, si nada lo impide, el próximo 9 de octubre.

Asturias, Cantabria y Euskadi han constituido junto a Galicia un frente común contra una decisión del comisario de Pesca de la Unión Europea que consideran «caprichosa y carente del necesario fundamento en razones científicas frente al daño socioeconómico que causará».

Otros puertos principales de Galicia como Vigo, Vilagarcía, Ribeira o Burela se han sumado también a la demanda que, además de exigir la revisión de la decisión del comisario de Pesca, el lituano Virginius Sinkevicius, propone que la Unión Europea aplique una moratoria de dos meses. Una demora que, normalmente, es poco esperable que la Unión Europea vaya a aceptar salvo que la presión diplomática fuera tan extendida por varios países miembros como muy fuerte en las formas.