Una empresa hará caer un icono del feísmo para crear su centro logístico

El tirón del principal polígono de la comarca alcanza a un inmueble que llevaba años de agonía en Barro; lo compró un firma de muebles llamada Oso Perezoso

El edificio cerca del polígono, de la AP-9 y a orillas de la carretera que va de Pontevedra a Vilagarcía
El edificio cerca del polígono, de la AP-9 y a orillas de la carretera que va de Pontevedra a Vilagarcía

pontevedra / la voz

Es imposible viajar por la carretera PO-531, la que va desde Pontevedra a Vilagarcía, sin fijarse, a la altura de Curro, en un enorme edificio que, al estar inacabado y llevar años de agonía, es un gran icono del feísmo. ¿Quién no se fijó en ese inmueble que otrora fue un negocio de coches con sus tres plantas superiores llenas de arcos por todas partes que lleva años y años así, sin síntoma alguno de vida? Lo fácil es observar ese inmueble y ver su decrepitud. Lo difícil es mirarlo y ver en él una oportunidad económica. Pero hubo una empresa de Pontevedra que sí la vislumbró. Se trata de una mueblería llamada Oso Perezoso, que tiene tiendas tanto en Mourente -junto al Burger King- y en Poio. Esa firma acaba de cerrar la compra del inmueble y prevé hacer dos cosas: derribar las plantas superiores -afectadas por una orden de demolición- y convertir la parte de abajo en su centro logístico y también en tienda y lugar de exposición. El tirón del principal polígono de la comarca, ubicado a tiro de piedra de este edificio de Barro, tiene mucho que ver con que al fin alguien se decidiese a comprarlo.

Esta noticia es para suscriptores


Comprometidos con el servicio público


Ante la dimensión de la crisis sanitaria, una gran parte de los contenidos asociados al COVID-19 se difunden en abierto para todos nuestros lectores

  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Accede 30 DÍAS GRATIS
Sin compromiso de permanencia

Una empresa hará caer un icono del feísmo para crear su centro logístico