La ONU alerta: Vamos hacia el desastre ecológico

El sexto informe sobre Perspectivas del Medio Ambiente Mundial sugiere que el daño al planeta es tan grave que la salud de las personas se verá cada vez más amenazada a menos que se tomen medidas urgentes.


La ONU acaba de publicar en Nairobi, durante la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el informe más completo y riguroso sobre el estado del medio ambiente en los últimos cinco años, en el que advierte del daño que la actividad humana está produciendo en todos los ecosistemas. El estudio ha sido realizado por un equipo de 250 científicos y expertos de más de 70 países. «Este documento ofrece una perspectiva de la humanidad: nos encontramos en una encrucijada. ¿Continuamos por nuestra ruta actual, que nos llevará a un futuro sombrío, o escogemos el camino del desarrollo sostenible? Esa es la elección que deben hacer nuestros líderes políticos, ahora».dijo Joyce Msuya, Directora Ejecutiva Interina de ONU Medio Ambiente

Contaminación del aire

Este informe coincide con la publicación del artículo en European Heart Journal que alerta que los efectos de la contaminación atmosférica podría estar causando el doble de muertes de lo que se pensaba. La investigación cifra en casi 800.000 los fallecimientos prematuros que se producen cada año en toda Europa. Esta nueva estimación prácticamente dobla los resultados de informes anteriores como el publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2016, que cifraba en 4,2 millones el número de muertes prematuras en ciudades y zonas rurales de todo el mundo -medio millón en Europa-; o el de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), que elevaba a 422.000 los fallecimientos en Europa, de los cuales alrededor de 391.000 se daban en la Unión Europea. «El impacto que tiene va mucho más allá de la mortalidad atribuible. Da igual que sean 20.000 muertos o más, el principal problema son las enfermedades que están por debajo de esa mortalidad. La contaminación del aire está incidiendo en problemas como el cáncer de pulmón, cardiovasculares y respiratorios. Pero también está detrás de patologías en las que uno no pensaría que actuaría como la diabetes o trastornos neurológicos, sobre todo en los niños», explica Julio Díaz, investigador del Instituto de Salud Carlos III, en la cuenta oficial de Twitter del Ministerio de Transición Ecológica. 

Cambio Climático

El informe advierte de que al ritmo actual, el Acuerdo de París, que define las políticas climáticas de los países del mundo, será insuficiente para alcanzar el objetivo de mantener la temperatura media global por debajo de los dos grados. La ONU destaca el daño que están ocasionando países como Estados Unidos, que no solo ha abandonado el acuerdo sino que además trata de boicotearlo. El presidente Trump se dedica a atacar a la comunidad científica al mismo tiempo que difunde su mensaje negacionista. Ayer mismo subió un comentario en su cuenta de Twitter en el que mencionaba la declaración del ex director de Greenpeace, Patrick Moore, hoy lobbista del sector de la energía nuclear, en la que asegura que «el cambio climático es la mayor estafa de la historia». 

El informe recoge que casi todas las ciudades costeras de todos los tamaños y los pequeños Estados insulares en desarrollo son cada vez más vulnerables al aumento del nivel del mar, las inundaciones y las mareas de tormenta causadas por el cambio climático y por fenómenos meteorológicos extremos.

Océanos

Los principales factores impulsores del cambio que afectan a los océanos y las costas son el calentamiento, la acidificación y los plásticos. Cada año la humanidad emite con sus actividades unas 25 gigatoneladas de dióxido de carbono y el noventa por ciento de esos gases de efecto invernadero terminan en el océano mientras que solo un diez por ciento en la atmósfera. El trabajo que ha estado haciendo el mar ha evitado que la temperatura media de la Tierra se dispare y que el clima sea hoy mucho más hostil. Los mares se han calentando durante los últimos 25 años un sesenta por ciento más de lo estimado.

La ingente cantidad de dióxido de carbono que almacena disminuye el ph e incrementa su acidez. Desde la Revolución Industrial ha aumentando un treinta por ciento. Y si las condiciones cambian, la vida marina lo paga. Las zonas muertas, bajas en oxígeno, han crecido de forma dramática. Hoy se está produciendo además una migración de especies sin precedentes. Por si no fuera suficiente, el ser humano está expoliando los mares. En la actualidad hay un cuarenta por ciento menos de especies marinas que hace cuatro décadas por culpa de la sobrepesca. Y mientras el océano se vacía de peces, se llena de plástico. Cada segundo que pasa se añaden 200 kilos de este material, que muchos peces confunden con comida y por ello acaban envenenados. El plástico ha invadido toda la cadena trófica, hasta llegar al estómago de los seres humanos.

Un océano muy caliente también tendrá efectos drásticos en el clima, ya que puede alterar el delicado equilibrio del que depende la corriente termohalina, que circula por todo el planeta. La corriente del Golfo, un sistema de calefacción natural para Europa, no ha estado tan débil en mil años. Sin olvidar que un océano más cálido se dilata o expande y en consecuencia aumenta el nivel del mar. En los últimos 25 años ha crecido siete centímetros.

Diversidad biológica

La diversidad biológica se refiere a la diversidad a nivel genético de especies y de ecosistemas. Hoy se está desencadenando un importante proceso de extinción de especies, que pone en peligro la integridad planetaria y la capacidad de la Tierra para satisfacer las necesidades humanas. La diversidad genética está disminuyendo, lo que plantea una amenaza para la seguridad alimentaria y la resiliencia de los ecosistemas, incluidos los sistemas agrícolas y la seguridad alimentaria. Las poblaciones de especies están disminuyendo y las tasas de extinción de especies están aumentando. En la actualidad, se considera que el 42 % de los invertebrados terrestres, el 34 % de los invertebrados de agua dulce y el 25 % de los invertebrados marinos están en riesgo de extinción.

Agua dulce

Cada vez son más las personas que se ven afectadas por tormentas e inundaciones graves. El aumento del deshielo glacial y del manto nival a consecuencia del calentamiento de la Tierra influirá en la disponibilidad de los recursos hídricos regionales y estacionales. Los cambios en el ciclo hidrológico mundial, incluidos los eventos extremos, están contribuyendo a la aparición de problemas relacionados con la cantidad y la calidad del agua, con un impacto distribuido de manera desigual en todo el mundo. La calidad del agua ha empeorado significativamente desde 1990, debido a la contaminación orgánica y química ocasionada por, entre otros, agentes patógenos, fertilizantes, plaguicidas, sedimentos, metales pesados, desechos plásticos y microplásticos, contaminantes orgánicos persistentes y salinidad. Si no se adoptan contramedidas eficaces, las enfermedades humanas debidas a infecciones resistentes a los antimicrobianos pueden convertirse en una de las principales causas de muerte por enfermedades infecciosas en todo el mundo de aquí al año 2050. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

La ONU alerta: Vamos hacia el desastre ecológico