Un carro de horneado de Magrudis estaba contaminado por listeria

Hasta el momento se había detectado que los focos de contaminación estaban en dos mechadoras. La empresa fabricante de la marca La Mechá dice cumplir con sus obligaciones y aseguran que los propietarios están en «shock»

;
El carro de horneado, el último positivo en Listeria de la empresa de carne mechada La Junta de Andalucía ha ampliado la alerta a 12 productos más de Magrudis.

Redacción / La Voz

Continúa la investigación sobre el brote de listeria de Andalucía con todos los objetivos puestos sobre la firma Magrudis.

Los últimos datos, hechos públicos por EFE, apuntan a que un carro de horneado de esta compañía estaba contaminado con listeria. Se trata de datos preliminares enviados por el Laboratorio Municipal de Sevilla a la Junta de Andalucía.

Fuentes del ayuntamiento sevillano han informado a Efe de que este el resultado de una de las decenas de muestras de las instalaciones de Magrudis que está analizando el laboratorio municipal.

El carro de horneado sería el segundo de los puntos de la fábrica andaluza en los que se ha detectado contaminación por listeria, ya que un informe encargado por la empresa confirmó que uno de los focos de la contaminación se encontraba en dos mechadoras.

Estos resultados preliminares tendrán que ser confirmados por los inspectores de la Junta de Andalucía, que estudian otros elementos de la fábrica donde se pudo originar la infección de la carne que ha afectado a más de 200 personas. 

Comunicado de la empresa

Estos datos se han hecho públicos el mismo día en el que Magrudis ha hecho público un comunicado en el que aseguran que días antes del envasado del producto contaban con un análisis de un laboratorio externo que dio como resultado «ausencia de listeria» y que «no se explica lo sucedido»

En el comunicado, que llega diez días después de que se decretara la alerta sanitaria y que ha sido difundido por Canal Sur, la empresa señala que los propietarios «no se explican lo sucedido, están en estado de shock y se están haciendo las investigaciones internas».

Magrudis, empresa fabricante de la marca La Mechá dice cumplir «con todas sus obligaciones sanitarias, cuenta con unas instalaciones perfectamente homologadas para la manipulación de alimentos e incluso está certificada con el ISO 9001 de gestión de calidad».

Añade que ha contratado a los servicios jurídicos de un despacho de abogados de Sevilla, «se ha dado parte al seguro de responsabilidad civil y se está retirando con toda urgencia el producto contaminado», como apunta EFE.

«En todo momento los responsables de la empresa han colaborado con las distintas administraciones para evitar mayores perjuicios y aclarar lo sucedido», ha agregado.

En el comunicado, Magrudis ha expresado el «deseo de la familia que gestiona la empresa de que los afectados se recuperen lo antes posible» y ha explicado que es «una empresa modesta gestionada por una familia que partiendo de cero han ido haciéndose hueco en el mercado y todo esto va a suponer la ruina del negocio».

La Junta de Andalucía ordenó el 21 de agosto la paralización de la actividad y la retirada de todos los productos elaborados por la empresa sevillana Magrudis, cuya carne mechada de la marca «La Mechá» se ha identificado como el origen del brote de listeriosis.

La enfermedad ha afectado a más de doscientas personas y ha causado la muerte de una mujer de 90 años, al tiempo que se investiga si el fallecimiento de un hombre que dio positivo y tenía un cáncer terminal fue debida también a la listeria. 

«La listeria me hizo elegir entre la vida de mi hijo o la mía. Nos salvamos los dos»

uxía rodríguez

Esta gallega se infectó con listeria hace siete años. Xián nació con un kilo de peso y meningitis

Se llama Xián porque es un guerrero. Ahora tiene 7 años y los médicos siguen sorprendiéndose con su caso. La listeriosis de la que tanto hablamos estos días ya revolucionó el Hospital Xeral en el año 2012.

«Fui el único caso en 25 años. Cuando iba por los pasillos me decían ‘tú eres la de la listeria’», cuenta Raquel Abalde. Entonces, ella estaba embarazada de 27 semanas y todo iba bien. En la recta final, el ginecólogo le dio una dieta en la que figuraba el queso freso. Cree que ese alimento fue el que le transmitió la bacteria y desencadenó todo lo que pasó después. «Siempre me repito lo mismo: ‘Por un bocado de algo, todo lo que puede pasar. Te sientes culpable, si hubiese cerrado la boca...’», cuenta.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un carro de horneado de Magrudis estaba contaminado por listeria