Los mayores de las residencias de Lugo y sus familias se envían ánimos por el móvil

Los usuarios de los cuatro centros de la Diputación elaboran carteles de apoyo y reciben fotos y vídeos de sus nietos

;
Los usuarios de la residencia de Pol mandan ánimos a sus familias Los usuarios de la residencia de Pol mandan ánimos a sus familias

Lugo / La Voz

Las alarmantes noticias de que la UME se había encontrado fallecidos y enfermos en varias residencias de España no causaron miedo a las familias de los 117 mayores lucenses que residen en los cuatro centros que gestiona la Diputación de Lugo en colaboración con los concellos: Pol, Trabada, Ribadeo y A Fonsagrada, y en los que trabajan una media de 90 personas. «O noso modelo permite que ao ser centros pequenos e de usuarios dos concellos ou da contorna estean como na súa casa e se sintan como un fogar», explica Pablo Rivera, diputado de Promoción Económica e Social de la Diputación.

«Desde antes incluso de que se decretase o estado de alarma xa reunimos aos usuarios e chamamos ás familias para explicarlles que iamos a tomar medidas especiais e que necesitabamos colaboración», explica la directora del centro de Ribadeo, la psicóloga Carmen Rubiños. La Diputación había preparado una semana antes un protocolo que ya hacía más restrictiva la entrada de personas ajenas a los edificios y se cuidaron las medidas de limpieza e higiene tanto de las instalaciones como del personal.

«Poño en valor todo o esforzo que está tendo o persoal dos centros de maiores, que traballan cunha responsabilidade enorme desde que decidimos con moita dor restrinxir as visitas dos familiares», explica Rivera.

En los cuatro centros abiertos por la Diputación los usuarios reciben todos los días explicaciones sobre lo que está ocurriendo en el exterior y se han reforzado los trabajos comunitarios, buena parte de ellos encaminados a enviar mensajes de ánimo a sus familias y, a la vez, a recibir el cariño de sus seres queridos.

Usuarios y trabajadores del centro de mayores de A Fonsagrada con carteles de ánimo por el coronavirus
Usuarios y trabajadores del centro de mayores de A Fonsagrada con carteles de ánimo por el coronavirus

Así, son habituales la elaboración de vídeos en los que los residentes muestran carteles de apoyo hacia el exterior o cantan canciones que luego se envían a las familias o se cuelgan en las redes sociales. A su vez, ellos piden que sus familias les envíen fotos y vídeos de sus nietos para no perder el contacto y darse ánimos mutuamente.

«Un confinamento pódese abordar desde dúas variables, ou ben ser unha inxección de medo ou con información veraz. Se o facemos coa segunda premisa creo que o perigo é menor, porque o confinamento é unha cuestión voluntaria, non obrigada, e cando hai unha escolla persoal, a ansiedade é menor», explica Rubiños.

Así, los residentes además de participar todos los días en una lectura común de prensa reciben cualquier información que se les pide. Al no recibir visitar de familiares y amigos, y no permitirse las salidas al exterior, se han aumentado las alternativas de ocio y las actividades de movilidad.

En los centros de la Diputación trabajan funcionarios (terapeutas, enfermeras, psicoterapeutas, administrativos...) y gerocultores que forman parte de las entidades que recibieron la gestión geriátrica de los centros: Clece en Ribadeo, Mensajeros de la Paz en Trabada y Pol y la cooperativa As Rodas en A Fonsagrada. «Creo que nesta crise se demostrou que o modelo mixto e con control público que ten a Deputación é o axeitado. E non podo negar que tivemos momentos de incertidume e de medo, pero non tivemos ningún positivo, e aínda que apareza un non deixará de ser un sistema bo», explica Rivera, quien además quiere dejar tranquilas a las familias: «Non queremos ningún risco, á mínima dúbida, actuamos».

Carmen Rubiños, directora do centro de Ribadeo: «Tivemos que mudar hábitos como o de bicarnos e abrazarnos»

Carmen Rubiños dirixe o centro de Ribadeo, que con 42 residentes é o maior dos que dependen da Deputación, en colaboración co Concello.

Carmen Rubiños, directora del centro de mayores de Ribadeo y psicóloga
Carmen Rubiños, directora del centro de mayores de Ribadeo y psicóloga

—Como levan o traballo nun momento de tanta incertidume?

—Non nego que con moita presión pero tamén con seriedade e tranquilidade. Aplicamos todos os protocolos e os traballadores somos os primeiros convencidos. Incluso, preparamos escenarios que aínda non se produciron para non deixar nada á improvisación.

—Supoño que terían que mudar as súas formas de traballar?

—Nós levamos dez meses e xa tiñamos un protocolo cando viñamos das casas a traballar, pero agora isto supón un esforzo constante. Por exemplo, era habitual ao chegar bicar, abrazar, saudar aos residentes, saía de maneira instintiva. Agora temos que adoptar un punto de vista máis frío, pararnos e non facer rutinas que tiñamos. E coas persoas que teñen un deterioro cognitivo e non entenden a situación, é máis difícil, porque eles veñen directos a collerte.

—E os controis serán maiores?

—Tomamos a temperatura todos os días e se algún usuario tivo que ir ao médico, ata en tres ocasións ao longo do día.

—E as familias?

—Moi ben, colaboran. Como nos coñecen e pasan moitas horas con nós no centro, saben como traballamos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los mayores de las residencias de Lugo y sus familias se envían ánimos por el móvil