Portugal, de ejemplo a seguir a país en la lista negra

La alta tasa de contagio ha hecho que muchos países veten la entrada a los ciudadanos lusos, y el brote en la frontera con España provocó que algunos municipios limítrofes exijan el cierre de la frontera

La masificación del transporte público colaboró al a extensión de los brotes en Lisboa
La masificación del transporte público colaboró al a extensión de los brotes en Lisboa

la voz

La evolución del coronavirus causa en algunos momentos giros inesperados en la situación de algunos países. Este es el caso de Portugal, que en semanas ha pasado de ser un ejemplo a seguir en la gestión y el freno a la expansión de la epidemia a ser vetado por una decena de países europeos por las últimas cifras. El país tiene en la actualidad 161 brotes de Covid-19 activos, el 66 % concentrados en la región de Lisboa y Valle del Tajo, que desde finales de mayo concentra la mayoría de los nuevos contagios en el país, que acumula al menos 45.679 positivos y 1.646 muertos. En el conjunto del territorio hubo 402 nuevos contagios en las últimas 24 horas, el 82 % en la región de Lisboa, y se registraron dos víctimas mortales.

Hace una semana el vecino luso recibía un duro golpe con su inclusión en la lista negra de destinos pocos seguros publicada por el Reino Unido. Y detrás de esta decisión está la elevada tasa de contagios por cada cien mil habitantes, solo superada por países como Suecia, que optó por un confinamiento menos selectivo. Tras los brotes detectados en Lisboa y el Valle del Tajo, una larga lista de países confirmaron su veto a la entrada a los viajeros de Portugal (Austria, Finlandia, Dinamarca...), mientras que otros establecían una cuarentena de catorce días para quienes llegaran de este país (Bulgaria, República Checa y Reino Unido). Los expertos confirmaron que los brotes de Lisboa se dieron en zonas suburbiales con alta densidad de población, y muchos de ellos estaban relacionados con el uso del transporte público de forma masiva y sin protección.

Un rebrote con 16 muertos muy cerca de España

Por otra parte, en España se vive con preocupación el foco detectado en Reguengos de Monsaraz, situada a unos 35 kilómetros de Villanueva del Fresno (Badajoz). En este municipio se han registrado ya 16 fallecidos por un rebrote. De hecho,  Villanueva del Fresno y Valencia del Mombuey, municipios de la provincia de Badajoz limítrofes con Portugal, han pedido el cierre de sus respectivos pasos fronterizos hasta que se instaure un protocolo entre ambos países ante la situación en el municipio portugués de Reguengos. El Servicio Extremeño de Salud (SES) realizará un control «muy estricto» de la situación epidemiológica de la zona de salud de Villanueva del Fresno (Badajoz) durante este fin de semana, y no descarta aislar socialmente a este área si fuera necesario.

«Esto es adelantar mucho los acontecimientos y, por lo tanto, no creo que en este momento tengamos que llegar a esa situación», ha afirmado este viernes el consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, en rueda de prensa a preguntas de los periodistas, sin descartar no obstante esa posibilidad.

El consejero ha señalado que entiende la petición y la preocupación de los alcaldes de estos municipios pacenses y ha recordado que la Junta no tiene competencias para cerrar la frontera, de ahí que los dos ayuntamientos hayan trasladado sus demandas a la Delegación del Gobierno, aunque ha considerado que «probablemente» las autoridades portuguesas no accedan a esta petición.

No obstante, ha informado de que el SES realizará un control «muy estricto» durante este fin de semana de la situación epidemiológica de la zona de salud de Villanueva del Fresno, que incluye a este municipio y a Valencia del Mombuey. Si del análisis epidemiológico se detectase «algún riesgo», la posibilidad que tendría España, sin invadir competencias de Portugal, sería realizar un aislamiento social de esta zona de salud que debería ser adoptado por acuerdo del Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura, según ha explicado.

Portugal continúa con una estrategia intensiva de test, y desde el 1 de marzo ha realizado cerca de 1,3 millones de pruebas. «En abril se realizaron de media 11.500 test diarios, en mayo la media fue de 13.000 test, en junio de 11.700 y en julio está siendo otra vez de 13.700», desveló la ministra de Sanidad, que señaló que «la situación de la pandemia permanece marcada por la fuerza de los número de Lisboa y Valle del Tajo, concretamente en la zona norte y en 19 «freguesias'».

En esas 19 «freguesias» -parroquias civiles, unidad administrativa un escalón por debajo del Ayuntamiento- se mantiene la situación de calamidad y el «deber de recogimiento», por el que los ciudadanos solo deben salir de casa para actividades esenciales como trabajar o comprar, vigente hasta al menos el 14 de julio. El resto del área metropolitana de Lisboa está en estado de contingencia, un nivel por debajo, con restricciones horarias nocturnas para los establecimientos, y el resto del país en estado de alerta, sólo con medidas de protección y distancia social que no afectan sustancialmente al día a día de los ciudadanos. El consejo de ministros se reunirá de forma extraordinaria el día 14 para evaluar estas tres situaciones y decidir qué medidas aplicar a partir de entonces.

España y Portugal recuperan la normalidad transfronteriza «entre vecinos que son hermanos y amigos»

efe

Rebelo de Sousa recordó que la reapertura es esencial para que los contactos entre ambos países «vuelvan gradualmente a adquirir la dimensión y la dinámica anteriores».

 El rey, el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, y el primer ministro luso, António Costa, han protagonizado este miércoles en Badajoz un acto con el que han simbolizado la reapertura de las fronteras entre sus países. Unas fronteras que han permanecido cerradas desde el pasado 17 de marzo a consecuencia de la pandemia de coronavirus.

La trascendencia que supone la vuelta a la normalidad transfronteriza se ha querido poner de manifiesto con esta cita de los dos jefes de Estado y los dos presidentes de Gobierno y con un acto doble, primero en Badajoz y después en la localidad portuguesa de Elvas. La Alcazaba de Badajoz ha sido el escenario del primer acto y donde las autoridades regionales y locales, encabezadas por el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, han recibido a los jefes de Estado y de Gobierno. El primero en llegar ha sido Sánchez, y más tarde lo ha hecho el rey, quienes minutos después han recibido a Rebelo de Sousa y Costa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Portugal, de ejemplo a seguir a país en la lista negra