La respuesta de Javier Urra, ex defensor del menor, a Rocío Carrasco tras nombrarle en el documental

La hija de Rocío Jurado lo acusó de pedirle ayuda tras su separación y de «no hacer nada». «Hay temas esenciales, de intimidad, de familia, que no deben dilucidarse en los platós de TV, más si hay intereses económicos por medio», asegura

Europa Press

El documental en el que Rocío Carrasco narra su vida y cuenta «su verdad» ha provocado la reacción del público, pero también de otros ámbitos de la sociedad, por un testimonio que muchos aseguran «de libro» como el de una víctima de la violencia de género. En una ciudadanía cada vez más en los extremos, las versiones se han polarizado aún más, y el país se ha dividido entre los que creen a la hija de Rocío Jurado y los que creen a Antonio David Flores. En el medio, dos jóvenes cuya infancia se imagina casi como un infierno por el enfrentamiento continuo de sus dos progenitores.

Lo que más denota toda la historia, al menos la que se ha contado en los primeros cinco capítulos, es dolor. Y ya después un largo etcétera sobre montajes en revistas, demandas judiciales, supuestos malos tratos y otras cuestiones casi imposibles de abarcar. 

En uno de los episodios emitidos el pasado domingo, que volvió a hacer líder de audiencia a Telecinco por tercer domingo consecutivo alcanzando un 25,4 % y 2.863.000 de telespectadores, Rocío Carrasco reveló que en el año 2000, cuando hacía poco que se había separado, pidió amparo al por entonces defensor del menor en Madrid, el conocido psicólogo forense. «Pido ayuda al defensor del menor, Javier Urra. Él se limita a decirme las opciones legales que tengo, epígrafes del código civil que yo ya sabía. Nadie me ayudó», relató la hija de Rocío Jurado. 

Tras ser nombrado en el programa, Javier Urra ha querido dar su versión en declaraciones recogidas por el El Español. El psicólogo aclara que «el defensor del menor no puede intervenir cuando el caso está judicializado». 

Además, Urra, que ha publicado en su cuenta de Facebook un largo texto referido al caso y que es conocido por sus numerosas intervenciones en televisión para tratar temas de menores, critica el cariz que tomó el divorcio de la pareja y las numerosas visitas a platós de televisión de Antonio David Flores hablando de ello. «Hay temas esenciales, de intimidad, de familia, que no deben dilucidarse en los platós de televisión, más si hay intereses económicos por medio», añade. 

Urra asegura que él intercedió en aquel momento para acelerar el proceso de separación de Antonio David y Rocío Carrasco y carga contra determinados programas de televisión en los que se tratan este tipo de temas. «Hay programas, que dudo, debieran emitirse; pero que considero humildemente, no debieran ser vistos, programas en los que las empresas habrían de retirar la publicidad. Lo contrario es insano, una patología social, nada edificante», defiende. 

DEFENSOR DEL MENOR RESPETO INSTITUCIONAL Javier Urra Fui el primer Defensor del Menor (1996-2001) y fui el presidente...

Publicada por Javier Urra en Martes, 6 de abril de 2021

Además acusa a los medios de comunicación de haber «acosado» a Rocío y David Flores y de «generar un circo romano con actores que se creen personajes», que los ha hecho «víctimas del juicio de una población que juzga sin conocer, que toma partido sin contar con todos los elementos». 

«Me ha sorprendido y preocupado que personas que ocupan cargos de responsabilidad manifiesten y desde sus despachos su valoración tras ver un programa de televisión. Seamos prudentes, serios, responsables, respetemos y potenciemos las Instituciones», una declaraciones que sin dar nombres podría interpretarse como referida a Irene Montero y el resto de políticos que reaccionaron rápidamente en redes apoyando a Rocío Carrasco. 

«Creo que debemos tender puentes, pues tras el rencor hay dolor, hablamos de la patología del amor: quieren quererse. Algunos siempre estaremos dispuestos a reunir a los ahora contendientes para sin olvidar el pasado, perdonar, para ganar el presente y el futuro. La vida es corta, hagámosla amable, interesante, compartida», termina su reflexión.

Rocío Carrasco: «Mi madre temía a Antonio David como al demonio»

La separación de Rocío Carrasco es un conflicto sin fin que a partir de este miércoles 7 de abril cambia de día de emisión para hacer hueco en la parrilla de Telecinco a Supervivientes, donde, por cierto, una de las que se lanzará desde el helicóptero es Olga Moreno, actual mujer de Antonio David Flores. 

Los dos últimos episodios emitidos abarcan los años 1999 y 2000, cuando la hija de Rocío Jurado vive algunos de los peores y de los mejores momentos de su vida. Entre los claros, la aparición de Fidel Albiac en su vida, cuándo lo vio llegar, todavía como novio de su amiga Rocío Mestre, mientras ella comía pipas en el verano chipionero, o la adopción de sus hermanos, José Fernando y Gloria Camila. Entre los oscuros, la irrupción del abogado Emilio Rodríguez Menéndez, el grave accidente de tráfico que sufrió junto a Fidel Albiac y que estuvo a punto de costarle la vida, y la ruptura con su padre, Pedro Carrasco.

Con los juzgados como escenario principal de las demandas y las contrademandas de la expareja, uno de los momentos más tensos de esos años se vivió cuando la cantante Rocío Jurado hace unas declaraciones en Argentina, en un programa de televisión, según recoge Colpisa. «Pensando que estaba en publicidad hace una serie de comentarios en los que califica a Antonio David de nefasto» y le acusa de «perseguir a su hija», «de darle mala vida» y de querer quitarle a los hijos, explica Carrasco. Razón por la que Antonio David, de la mano del letrado Rodríguez Menéndez, le interpone una demanda de 1.000 millones de pesetas. «Mi madre se murió pensando que se los iba a tener que pagar por haber dicho una verdad como un templo: que me maltrataba, que me iba a quitar a mis hijos, que era nefasto, y se quedó corta», afirma rotunda. «Mi madre no lo adoraba, mi madre le temía como al demonio».

Pero antes de eso, Fidel Albiac había pasado de ser un muy buen amigo a convertirse en el amor de su vida. De hecho, es el momento de todo lo emitido hasta ahora en que a Rocío se la ve más feliz, sin el velo de tristeza que le acompaña permanentemente. Albiac ha sido su apoyo durante todos estos años y cuenta con el reconocimiento de algunas de sus mejores amigas, como María Teresa Campos y sus hijas, Terelu y Carmen Borrego. Con él, dice que «llegó la luz, la ilusión, el amor, el apoyo, la comprensión, llegaron muchísimas cosas buenas».

Sin embargo, esa felicidad se vio truncada temporalmente por un tremendo accidente que la reciente pareja tuvo en la carretera de Rascafría, en Madrid, en el 2000. El coche que conducía Albiac dio varias vueltas de campana y Rocío Carrasco tuvo que ser evacuada en helicóptero al hospital 12 de Octubre mientras que Fidel fue trasladado en ambulancia. Un hecho que, además de estar a punto de costarle la vida, le costó la relación con su padre. Rocío Carrasco se mostró implacable ante la actitud que tomó su familia con su actual marido y los acusó de presionar para que apenas fuera atendido en el hospital. «Todos ellos se permitieron el lujo de hacer eso porque se pensaban que yo me iba a morir, si no, no tiene ninguno cojones de sacarlo del hospital. Le echaron la culpa a él ¿Qué humanidad? Eso no se hace con nadie», se lamenta.

Ruptura con su padre

Desde entonces, la relación con su padre, Pedro Carrasco, cambió a peor durante mucho tiempo, más aún después de saber que junto a su tío Amador y al marido de su madre, José Ortega Cano, había «sacado» a Fidel de su casa. «Ninguno tenía derecho porque esa era mi casa», espetó.

Una actitud que Rosa Benito, tía de Rocío y exmujer de Amador, ha justificado en el programa en el que colabora (Ya es Mediodía) argumentado que apenas conocían a esa persona y era una situación extremadamente difícil para la familia mientras Rocío permanecía en coma inducido.

En lo referente a Antonio David, un suma y sigue de acusaciones de manipulación, de presuntos malos tratos y de una escalada de terror. «Era una situación terrorífica, de no dormir por la noche. Miraba el coche, miraba la casa, miraba todo. No sabíamos lo que nos podía pasar», añadió, justo antes de asegurar que, con todo ese miedo, todo el que estaba a su lado desaparece, todos menos Fidel, al que desde una revista que dirige Rodríguez Menéndez llegan a acusar de tráfico de drogas y de negocios relacionados con la prostitución. El objetivo, asegura, era «dejarme sola y aislarme».

Telecinco ha avanzado que en los próximos capítulos Rocío Carrasco descubre que, además de supuestamente manipular a la prensa para desprestigiarla como madre y utilizar a su abogado para infundirle terror, Antonio David también, que la ha denunciado recientemente por no pasar la pensión a su hijo, habría manipulado a sus hijos para ponerlos en su contra.

Antonio David rompe su silencio

Tras varias semanas en silencio, desde que comenzara la emisión de los diferentes episodios del documental Rocío: contar la verdad para seguir viva, Antonio David Flores ha realizado las primeras declaraciones sobre las repercusión que el programa de televisión está teniendo en su vida y, especialmente, en la de su hija mayor, Rocío Flores. «No se encuentra lo bien que debería encontrarse», reconoce pero añade que «ella está fuerte y es lo importante».

El malagueño decía estas palabras a su llegada a Madrid donde ha mantenido una reunión con su abogado, Iván Hernández, para «solucionar algunas cositas», según sus propias palabras.

Antonio David quiso aclarar que en absoluto está escondido sino que la semana pasada, al ser Semana Santa, estuvo en su casa con sus hijos y negó que se encuentre mal o demacrado, llegando incluso a quitarse la mascarilla para mostrar su rostro. «Entiendo que mis hijos me necesitaban y yo también los necesitaba a ellos», asegura. Además, ha querido puntualizar que está «bien, tranquilo y fuerte». Hasta ahora, no se había pronunciado al encontrarse con los reporteros apostados frente a su casa, sin embargo, en esta ocasión decidió confirmar que adoptará las medidas legales que sean necesarias. «Cuando llegue el momento, lógicamente, tomaré las acciones legales que tenga que tomar, las oportunas, las que me recomiende mi abogado», explica. «Básicamente porque se me está difamando, injuriando, calumniando y creo que me encuentro en el derecho de poder hacerlo», continúa a la vez que subraya que las emprenderá en el juzgado de Alcobendas, «que es ahí donde se hace justicia», sentencia.

Aprovechó también la ocasión para negar estar en posesión de ningún video que pudiera tener atemorizados a Rocío Jurado y a José Ortega Cano y para «agradecer infinitamente» a aquellos que «ponen en cuestión el documental de Rocío basándose en aclarar hechos que han pasado en 25 años y que están en hemeroteca. A compañeros, periodistas, colaboradores y a todos los medios de comunicación que intentan dar luz a toda esta historia».

El culebrón se enmaraña aún más

El culebrón de Rocío Carrasco y su docuserie, que implica a un número inabarcable de personajes entre familiares, amigos, enemigos, compañeros, periodistas y un sinfín de actores invitados a una trama que parece no va a terminar nunca, ni lo hará bien para ninguna de las partes implicadas, se enmaraña aún más si cabe a partir del jueves 8 de abril con el estreno de Supervivientes

En primer lugar porque todo apunta, y si no hay sorpresas de última hora, que Olga Moreno, mujer de Antonio David y a la que Rocío Flores ha alabado en público como su madre, saltará del helicóptero para concursar en Honduras. Allí se encontrará con una variopinta selección de concursantes, entre ellos, una persona muy cercana a Fidel Albiac. Se trata de Antonio Canales, el bailarín que tiene sin ser familia, considera como tal al marido de Rocío Carrasco. ¿Chocarán abiertamente? ¿Saltarán los enfrentamientos entre el exmatrimonio a la arena de Honduras?

Por otra parte, todo apunta que pese a que Telecinco despidió a Antonio David Flores de manera fulminante tras el estreno de los dos primeros capítulos, sí que podría contar con el testimonio de otra de las personas más buscadas: Rocío Flores. Parece ser que acudirá a las galas de Supervivientes, no se sabe si en calidad de defensora de Olga o como colaboradora. Y hay quien asegura que una vez que se termine de emitir la docuserie que protagoniza su madre, Rocío Carrasco, se sentará en un plató de Telecinco para dar su versión de los hechos. Así que sí, hay culebrón para rato. 

Rocío Carrasco: «Antonio David me agarró del camisón y me sacó medio cuerpo por la ventana»

Martín Bastos

La hija de Rocío Jurado desvela el infierno que vivió durante su segundo embarazo con las infidelidades de su exmarido. «Estás loca, vas a malparir a mi hijo», aseguró que le decía

Rocío Carrasco sigue intentando contar su verdad, que al final resulta que era una verdad a voces tal y cómo lo relata. En los dos nuevos episodios emitidos ayer domingo de su docuserie Rocío. Contar la verdad para seguir viva, la hija de Rocío Jurado repasó lo ocurrido desde que se entera de que está embarazada de su hija Rocío hasta que decide separarse de Antonio David, cuando su hijo pequeño, David, tenía apenas unos meses. Por el medio, unos tres años en los que pasó de vivir la «felicidad completa» a la angustia más amarga debido a las infidelidades de su ex. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

La respuesta de Javier Urra, ex defensor del menor, a Rocío Carrasco tras nombrarle en el documental