Dabiz Muñoz: «La carne de Kobe no es mejor que la de vaca rubia gallega»

redacción LA VOZ

SOCIEDAD

El cocinero ensalzó en «El Hormiguero» la calidad de la ternera de Galicia y zanjó el debate sobre la tortilla de patata: «Sin cebolla, es evidente, me ofende que me preguntes eso»

13 oct 2021 . Actualizado a las 16:15 h.

El cocinero Dabiz Muñoz, galardonado recientemente con el premio a mejor profesional del mundo en la lista The Best Chef Awards, visitó este martes El Hormiguero y aprovechó la entrevista que le realizó Pablo Motos para ensalzar la calidad de la ternera gallega. Muñoz comparó uno de los platos de moda, el buey de Kobe, con la ternera criada en nuestra comunidad autónoma. «La carne con denominación Kobe está actualmente prohibido exportarla de Japón», aseguró, y explicó, sobre su calidad, que «esta raza es el Wagyu, la hay en muchos países, en España también. Dependiendo de cómo lo críen, así será. Kobe no significa que sea mejor que vaca rubia gallega». 

Por otra parte, el cocinero zanjaba también en directo otra polémica gastronómica, la de si es mejor la tortilla de patata con cebolla o sin cebolla. «Me ofende que me preguntes eso -aseguraba-, sin cebolla, es evidente». Muñoz, que dijo ser consciente de la que se le venía encima en las redes tras este comentario, argumentaba así su opción: «Entiendo por qué a la gente le gusta la tortilla con cebolla, pero a mí me parece que ese toque dulzón y ligeramente retostado de la cebolla pochadita que le da a la patata y al huevo no le hace falta, la lleva a un nivel por debajo. Cortar y meterte en la boca una buena tortilla de patata con un huevo campero, suavemente doradita, cuajada por fuera, muy poco hecha por dentro y cremosa es simplemente la perfección».

Sobre su reciente galardón, Muñoz reconocía la presión que le supone a nivel personal. «Al día siguiente de recoger el premio me levanté con resaca de emociones y me fui a DiverXO con la sensación de que ahora tengo que cambiarlo todo», confesó. Uno de los momentos más íntimos de la entrevista fue cuado el cocinero reconoció sus debilidades y lo mucho que le cuesta encajar el éxito. «Como todo el mundo en la vida he tenido muchos episodios en los que he fracasado, me he caído muchísimas veces. Si de algo estoy muy orgulloso es que he sido capaz de levantarme super rápido. Yo creo que la actitud frente al fracaso me ha hecho ser quien soy. No puedo decir lo mismo de mi actitud ante el éxito. Ante el fracaso me crezco, y el éxito me cuesta enfocarlo inteligentemente».