Longo dice sí al Dépor, pero su llegada dependerá del Inter de Milán

Su mejor cifra de goles en España fueron los doce tantos que anotó en el Tenerife de Martí


Samuele Longo y el Deportivo de La Coruña se hacen ojitos. El delantero, que se encuentra en plena gira asiática con el Inter de Milán, equipo del que es propiedad, es uno de los nombres que el Dépor tantea para reforzar su delantera. Y las conversaciones con el jugador van bien encaminadas.

El club italiano, que todavía no ha desvelado sus planes con respecto al jugador, es el gran escollo en esta negociación. Fue titular en el amistoso que el pasado domingo su equipo jugó ante el Lugano, pero lo cierto es que parece difícil que Longo pueda entrar en los planes de Antonio Conte para este curso. A la espera de lo que el mercado pueda deparar para el Inter, ya tiene la competencia de jugadores consolidados como Icardi, Lautaro Martínez, Antonio Candreva y Matteo Politano. Cuatro delanteros en plantilla -cinco con Longo- incluido Politano, por el que el Inter acaba de pagar 20 millones de euros. Su llegada a Riazor dependerá de que el jugador pueda elegir su futuro o se le imponga un destino.

Longo se formó en las categorías inferiores del equipo nerazzurri y fue un habitual de las categorías inferiores de la selección italiana pero, desde su salto al profesionalismo en el curso 2012-2013, apenas ha logrado acumular 41 minutos como jugador del primer equipo. Su sino han sido las constantes cesiones. La primera de ellas al Espanyol. Después llegarían sus experiencias en el Hellas Verona, Rayo Vallecano, Cagliari, Frosinone, Girona, Tenerife, Huesca y Cremosone. Sus mejores cifras ligueras las logró en el Heliodoro Rodríguez López en la temporada 17-18 bajo las órdenes de José Luis Martí. Un partido después de la destitución del balear, Longo caería lesionado para el resto de una temporada en la que había anotado 12 goles en 24 partidos de Liga.

Estas son las cifras que obligan al ajuste económico del Deportivo

paulo alonso

El Deportivo encarrila su adaptación a un ejercicio en el que tiene comprometidos 4 millones por el concurso, 1,5 por la compra de Rolan y más de tres en la ficha de sus cuatro jugadores más caros

El seguro de descenso nació para mitigar el golpe de la caída a Segunda y dar a los clubes una temporada para reestructurar sus contratos y plantillas. 14 millones de colchón que permitieron al Deportivo combinar la campaña pasada un equipo competitivo que se quedó a un gol del ascenso a Primera con un ajuste inicial a su nueva situación. Ahora llega la segunda vuelta de tuerca, una dieta de adelgazamiento a la que el club añade el corsé del concurso de acreedores y los 82 millones todavía por pagar.

El lunes, su director deportivo, Carmelo del Pozo, advirtió de las estrecheces en las que se mueve, como un aviso hacia jugadores, representantes y rivales, pero con un mensaje que encendió ciertas alarmas en su propia afición: «El club necesita recibir ingresos todavía muy por encima de las cantidades recibidas para poder firmar jugadores por traspaso. La realidad es esa y hay que decirla bien clara. El año pasado y este que empieza tenemos que compensar unos gastos que se produjeron en el último año de Primera División, y de momento estamos en esa primera fase, que es recibir unas aportaciones económicas que igualen las necesidades económicas negativas que existían». Los números dicen que el consejo de Tino Fernández no cometió una política temeraria a nivel económico, pero el club debe adaptarse a la nueva realidad en Segunda.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Longo dice sí al Dépor, pero su llegada dependerá del Inter de Milán